domingo 22/5/22

El segundo año de la pandemia no se fue de rositas en lo que a exceso de mortalidad se refiere. Según los datos estimatidos por el Instituto Nacional de Estadística se produjeron en la provincia un total de 6.383 defunciones, lo que supone un exceso de 200 defunciones respecto al promedio de 6.183 muertes del periodo 2015-2019, los cinco años anteriores a la pandemia. Son un 3,2% muertes más que las registradas en el periodo de cinco años anteriores a la pandemia.

Nada que ver con los datos de 2020 y su incremento del 24,6% de mortalidad en la provincia respecto al promedio de 2015-2020. A falta de datos definitivos y por municipios, en 2021 la mortalidad de la provincia observa la menor letalidad de las tercera a parte de sexta ola de covid que se desarrollan a lo largo del año anterior, respecto a la primera y la segunda ola que acumularon casi el 70% de las muertes atribuidas al covid o de personas con PCR positiva.

Desde principios del siglo actual, con 5.217 muertes en el año 2000. hasta las 6.383 muertes estimadas en 2021 se produce un aumento de 1.166 muerte, lo que supone un aumento del 22% en veintidós años, sin tener en cuenta el pico que se produce en 2020, el primer y peor año de la pandemia.

En estas dos décadas la merma demográfica de la provincia ha ido pareja a un envejecimiento de la pirámide de población que se estrecha por la base y se ensancha por los tramos de edad más elevados. En el año 2000, la provincia tenía 502.155 habitantes mientras que en 2021 la población ha mermado hasta 451.706 residentes oficiales.

En 2021 se registraron 200 defunciones de más en León