jueves 23/9/21
Sectores

El ascenso de contagios sume al turismo en la "angustia de la incertidumbre"

El Ejecutivo pide que no se "estigmatice" a España y aumenta el temor a la cancelación de reservas y la caída de un sector que deposita sus esperanzas en este verano

La ministra de Industria, Turismo y Comercio, Reyes Maroto, reclamó este jueves que "no se estigmatice" a España tras conocer las declaraciones del secretario de Estado para Asuntos Europeos, Clément Beauneel, desaconsejando viajar a nuestro país y Portugal por el elevado número de casos de coronavirus. Desde Maroto y el presidente, Pedro Sánchez, que lanzó un mensaje de tranquilidad desde Lituania, donde se encontraba de visita oficial, hasta las autoridades de Baleares y Canarias, una avalancha de declaraciones trató de contrarrestar unas manifestaciones desde el país vecino que en realidad sólo hacen ilustrar un problema más profundo: la calificación de España como un territorio en la 'zona roja' sanitaria de la UE y la presión de algunos socios comunitarios, entre ellos Bélgica y Alemania también, para extremar la precaución en las vacaciones en nuestro país justo en el arranque del verano.

Para el sector turístico, después del parón del estío pasado debido a la epidemia, esta temporada significa la de la recuperación y las expectativas eran extraordinarias hace solo un par de semanas. Hasta que se disparó la quinta ola vírica. Algunos empresarios temían en las últimas horas, según publicaron distintos medios, que se produzca una caída de las reservas para agosto ante el miedo a las cuarentenas al regresar a casa y la imagen que ofrece un país en constante alza de infecciones y al que otras naciones empiezan a mirar de reojo. La sensación que más se repite es la de "angustia ante la incertidumbre".

El varapalo de Francia y, en menor medida, Alemania, que pide a sus nacionales que solo pasen sus vacaciones en España si están completamente vacunados, pone al sector al borde de un posible naufragio. Los dos forman parte de los tres principales emisores de turismo hacia España. El restante es Reino Unido y ha venido a propiciar un suspiro de alivio con la decisión del Gobierno de Boris Johnson de eliminar los confinamientos de regreso a partir del día 19, lo que permite garantizar una cuota de negocio de 3.000 millones de euros. Según el INE, un total de 83,7 millones de extranjeros visitaron España en 2019 (no solo en verano) y se dejaron 92.000 millones de euros. En 2020, en plena pandemia, cayó más del 70% y la previsión para este ejercicio es recuperar la mitad, con la esperanza de que en 2023 la máquina del turismo vuelva a funcionar plenamente.

El Gobierno teme que su horizonte se venga abajo si continúa la escalada y, sobre todo, los emisores internacionales hacen caso omiso de sus mensajes relativos a que España es un "destino seguro", líder en vacunación y que, aunque la incidencia acumulada de contagios resulta vertiginosa, no hay de momento un aumento fuerte de la presión hospitalaria.

Libertad de acción Pero el Ejecutivo es consciente de que, aunque esté en vigor el certificado de movilidad de la UE, cada Estado puede imponer sus propias medidas de prevención si observa riesgos, como pueden ser las cuarentenas.

De hecho, Francia ya ha anunciado que el consejo asesor del Gobierno propondrá el lunes próximo nuevas restricciones más severas respecto a España y Portugal debido al miedo a una expansión desaforada de la variante Delta.

El presidente canario, Angel Víctor Torres, destacó este jueves los esfuerzos realizados en el archipiélago para tratar de contener el ascenso del coronavirus. Asimismo, manifestó que "la situación en estos momentos no es igual que la que había el año pasado por estas fechas", ya que la vacuna "nos hace más fuertes" y hay menos presión hospitalaria, por lo que pidió una revisión de los "parámetros" que definen los niveles de alerta.

Su homóloga balear, Francina Armengol, coincidió en "transmitir un mensaje de tranquilidad". Además, precisó que las palabras Clément Beauneel son una recomendación, no una "obligación" y que es "seguro seguir recibiendo turistas dentro de las condiciones de seguridad" establecidas.

El ascenso de contagios sume al turismo en la "angustia de la incertidumbre"
Comentarios