jueves 27/1/22

La Comisión de Salud Pública no entró a estudiar en su reunión de ayer la propuesta de prescindir del uso de la mascarilla en algunos espacios públicos después de un año y medio de pandemia. Según los informes presentados en este órgano, cuyo análisis fue pospuesto para más adelante por la falta de consenso entre las autonomías, el fin de la obligación de portar el tapabocas se limitaría solo al exterior y exclusivamente en los momentos y lugares en los que se pudiera mantener la distancia de seguridad con personas que no sean convivientes o no pertenezcan al mismo grupo burbuja.

La necesidad de abrir este debate —cuando España en su conjunto se acerca ya a una incidencia acumulada de 100 y tiene ya más de la cuarta parte de la población totalmente inmunizada con la pauta completa— había sido defendida en los últimos días por buena parte de las autonomías, tales como Cataluña, Comunidad Valenciana, Murcia, Castilla-La Mancha, Galicia, Madrid y Castilla y León, Aragón o Baleares. Pero la abolición de la mascarilla cuenta con el rechazo por el momento de otros territorios como País Vasco, Navarra, Extremadura o Andalucía que lo consideran precipitado, hasta el punto, que algunos técnicos de estas administraciones, abogan por plantearse levantar la prohibición con una incidencia de 50 o con el 50% de la población inmunizada.

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, no puso ayer fecha a la retirada de la mascarilla, aunque aseguró que «será pronto».

La falta de consenso aplaza el debate sobre el fin de la mascarilla
Comentarios