miércoles 20/10/21

Una historia de superación a través del estudio para mejorar tres vidas

Ester Hernández Jimenez, de 27 años, es una mujer gitana usuaria de la Fundación. Esta mujer ha tenido que compatibilizar siempre sus estudios con una vida familiar y laboral. A diferencia de la sociedad que cada vez tiene hijos a una edad temprana, Ester fue una madre joven que tuvo a su primer hijo hace seis años. Esto imposibilito continuar sus estudios y gracias a los programas ‘Promociona’ y ‘Promociona+’ hoy ha podido terminar el graduado escolar y mejorar las condiciones en su búsqueda de empleo. Además Ester es opositora judicial y gracias al apoyo familiar y a al completo de su marido consigue compaginar una ajetreada vida laboral con su plan de estudios. Ester reconoce: «Me di cuenta que de joven cometí un error y estuve a tiempo de rectificarlo». La vida estudiantal es un condicionante que muchas veces no ayuda al estudio, pero gracias al apoyo de Ana, orientadora educativa de la Fundación, consiguió progresar en su educación y conseguir sus metas para aportar unas mejores condiciones de vida a su familia. Ester reconoce nunca a ver sido racializada en sus estudios o en su adolescencia, pero asegura: «El que no comparta rasgos característicos no quiere decir que no sea gitana», comenta con orgullo ester.

Una historia de superación a través del estudio para mejorar tres vidas
Comentarios