miércoles. 06.07.2022

La enfermera Lorena Rodríguez Manzaneda ha vivido la pandemia en todos los frentes. En la primera ola trabajaba en la UCI del Hospital de León y tras pasar a Primaria se integró en los equipos de cribados, para reconvertirse en vacunadora desde el minuto uno de la campaña. Sigue al pie del pinchazo en el Palacio de Exposiciones y haciendo guardias. De aquel momento histórico y emocionante en las residencias ha pasado a tener que morderse la lengua ante las exigencias o la incomprensión de una minoría de gente que exige marcas de vacuna como si fueran de ropa. «De la gripe u otras vacunas nadie pregunta por la marca», apunta.

«De otras vacunas no piden marca»
Comentarios