viernes. 02.12.2022

La pandemia se ceba con la salud mental de los niños más pobres

Sufren el triple de trastornos y de ideaciones suicidas, según Save the Children
                      Unos niños juegan en una ludoteca en Cancún. ALONSO CUPUL
Unos niños juegan en una ludoteca en Cancún. ALONSO CUPUL

Cada vez son más los expertos que alertan del destrozo psicológico que los meses de confinamiento, las restricciones sociales y el dolor de la pandemia han causado en los niños y adolescentes españoles. Hay varios estudios que demuestran la gravedad de la situación y que pronostican que el goteo de casos durará años. Ahora Save the Children traslada otro preocupante hallazgo a los poderes públicos. La pandemia ha causado graves daños a la salud mental de todos los niños, pero se ha cebado, con mucha diferencia, en los hijos de las familias más pobres.

El estudio realizado por la ONG no deja lugar a dudas. A la vista de los datos, se puede afirmar que los niños de familias con muy escasos recursos han desarrollado durante la pandemia más del triple de trastornos mentales y de conducta que sus iguales de los hogares más ricos. La prospección realizada por la organización desvela que el 13% de los chicos pobres de 4 a 14 años tienen síntomas de ansiedad, depresión, miedos, hiperactividad o trastornos alimentarios graves. Cuatro veces más que el 3% de jóvenes de hogares pudientes con síntomas similares. La proporción casi se repite si el factor que se tiene en cuenta es la pérdida del empleo. Un 10% de los niños de familias con desempleados sufren estas patologías, por un 3% de los chicos de hogares sin parados. De igual manera, los niños y adolescentes sin recursos con ideaciones suicidas (4%) son el triple que los de capas sociales más elevadas (1,25%).

La brecha se amplía

Las familias en situación de pobreza o con grandes carencias viven con estrés, angustia e inestabilidad, situaciones que siempre han sido un factor de riesgo para que sus hijos tengan propensión a los problemas psicológicos, pero esta brecha social en la salud mental se ha ensanchado todavía más durante la pandemia. Si antes del covid la distancia entre ricos y pobres era del doble de trastornos psicológicos, ahora es del triple.

La enorme dimensión del alud de patologías mentales de los niños pobres se ve todavía mejor si se tiene en cuenta que se produce cuando la salud mental se ha agravado sobremanera en todos los chicos, vivan en el entorno familiar que vivan. Es decir, las patologías de los más vulnerables multiplican por tres o por cuatro una media ya altísima.

La pandemia se ceba con la salud mental de los niños más pobres
Comentarios