jueves 5/8/21
El análisis de los datos

Un repunte de la incidencia tiene en vilo a los sanitarios

El semáforo de los indicadores y los contagios no permiten bajar la guardia

dl20p42g1Clic sobre la imagen para ampliar

El semáforo de la incidencia acumulada a catorce días de evolución mantiene en vilo a los sanitarios porque en ligero ascenso desde hace tres días. Este indicador de riesgo subió ayer en la provincia a los 90,26 casos por 100.000 habitantes —el viernes estaba en 88,95— y aunque este ascenso es poco y puede ser coyuntural, el índice reproductivo, el que mide la capacidad de contagio del virus, se sitúa en el 0,96, aún muy alto para bajar la guardia. Los contagios no cesan y mantienen una escalada que ronda la treintena cada día. La Consejería de Sanidad comunicó ayer 36 infectados nuevos. Este ligero repunte, dos días después de la entrada a fase 1 de casi nueva normalidad, el repunte de la incidencia se nota en el municipio de León, con 154 casos por 100.000 habitantes, cuando el día anterior estaba en 152, 38. Lo mismo ocurre con San Andrés del Rabanedo, en el que la incidencia sube a 124, 39 (el día anterior era 121,12).

Pese a esta estabilidad en los contagios, los hospitales públicos de León tienen cada vez menos pacientes ingresados con covid. La UCI del Hospital El Bierzo sigue limpia y la de León tiene a once pacientes hospitalizados, uno menos que el día anterior. En la planta del Hospital de León hay doce pacientes, dos más que ayer, y en el Bierzo hay dos, uno más que el día anterior. La Junta no comunicó ningún deceso.

Sin embargo, la incidencia acumulada de contagios de covid en los últimos 14 días sigue a la baja en Castilla y León con una tasa de 80,59 casos por cada 100.000 habitantes, y únicamente la provincia de Valladolid está en 106,98. Por tercer día consecutivo no se sumaron fallecimientos vinculados a la covid en toda la Comunidad.

En el Ministerio Sanidad no esperan una quinta ola, pero los datos epidemiológicos a nivel nacional desde hace tres días han dejado de ser buenos. La semana en la que Pedro Sánchez ha puesto fecha al fin de la mascarillas en exteriores es, , precisamente, la primera desde que la cuarta oleada tocó la techo a finales de abril en la que las estadísticas han comenzado a escupir señales de alarma. Unos ‘chivatos’ que insisten en que muy probablemente en cuestión de días el retroceso del virus se estanque y que quizás en semanas, incluso, la transmisión repunte ligeramente.

Variante india
España mira de cerca a Reino Unido, con eclosión de positivos y el 46 % de la población vacunada

Los informes del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), a la vista del cambio de tendencia detectado desde el miércoles, coinciden en que la incidencia acumulada (IA) nacional va a tender a frenarse en el entorno de las cifras actuales (el viernes fueron 95,91 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días).

Y que va a ser muy difícil a corto plazo que este parámetro baje de las 50 casos, lo que marcaría la entrada en el ‘riesgo bajo’ de semáforo del propio ministerio, el listón que siempre se impuso Sanidad para comenzar a desescalar medidas hacia una ‘nueva normalidad’, que no empezaría hasta bajar de los 25 positivos.

Por el momento, los listones de 50 ó 25 quedarían muy lejos porque la inercia inicial del efecto de la vacunación masiva parece haberse agotado y no es previsible que coja un nuevo impulso hasta que el porcentaje de inmunizados con la pauta completa supere, al menos, el 50%. En la Ponencia de Vacunas miran muy de cerca a Reino Unido, que con una campaña de vacunación que supera el 46% de la población protegida completamente, los casos se han multiplicado por cinco desde mayo por la eclosión de una variante india que ha hecho posponer un mes las medidas de desescalada.

Un repunte de la incidencia tiene en vilo a los sanitarios