jueves 19/5/22

Cambio total en el criterio de vacunación de los contagiados. La Comisión de Salud Pública, el órgano encargado de la gestión de la pandemia, rectificó ayer y decidió recomendar que los infectados por covid-19 reciban la tercera dosis cinco meses después de dar positivo. Hasta ahora, el plazo fijado era de solo cuatro semanas.

Los técnicos del Ministerio de Sanidad y de las comunidades argumentan ahora que «el hecho de tener una infección por Sars-Cov-2 tras tener la pauta completa de primovacunación hace que se desarrolle una respuesta inmune más potente y más amplia» para «neutralizar otras variantes». «Además», continúan los expertos de la comisión, «las infecciones por ómicron aumentan la respuesta de células de memoria a antígenos víricos diferentes a la proteína S en comparación con las infecciones tras vacunación causadas por la variante delta, lo que implica una ampliación de la inmunidad». Es decir, ómicron activa de una manera muy importante las células del cuerpo que luchan contra los virus. «Las personas que han recibido dos dosis y que luego se han contagiado tienen una inmunidad híbrida. La infección tras los dos pinchazos es como una dosis de refuerzo muy efectiva», explica el presidente de la Sociedad Española de Inmunología (SEI), Marcos López Hoyos, que se felicita por el paso atrás de las autoridades sanitarias. «Cada vez existen más evidencias en el sentido de retrasar la tercera dosis para los contagiados», recuerda López Hoyos, aunque avisa de que este nuevo giro puede causar «confusión».

Retrasan a cinco meses la vacuna para las personas contagiadas