lunes 23/5/22
aulas
Aula vacía de un colegio de León. JESÚS F, SALVADORES

El miedo a las bajas de los profesores por la alta capacidad infecciosa de la variante ómicron y la laxitud en la realización de cuarentenas presiden el regreso hoy a las aulas de los estudiantes tras las fiestas de Navidad. Gobierno y comunidades autónomas acordaron hace unos días reanudar las clases presenciales, a pesar de que ómicron no da tregua y provoca un centenar de miles de contagiados nuevos cada día.

Esta vez, el inicio de curso comienza con la novedad de que los alumnos tendrán que usar mascarillas también en el exterior. Las autoridades han apostado por aplicar cuarentenas más laxas en los centros educativos. Hasta ahora, los alumnos vacunados completamente que eran contacto estrecho de un positivo estaban eximidos de aislarse, y los que no lo estaban debían respetar una cuarentena de siete días.

A partir de ahora se recomienda el aislamiento para toda un aula cuando se den al menos cinco casos de covid, o estén afectados como mínimo el 20% de los alumnos, en un periodo igual o inferior a siete días. La Comisión de Salud Pública, en la que están representados el Ejecutivo y las comunidades, aconseja también que en el supuesto de que sean cuatro los casos o menos del 20%, tomen por casos esporádicos.

En consecuencia, no haría falta cuarentena. Antes de que se reuniera la Comisión de Salud Pública, Madrid y Andalucía anticiparon que aplicarían cuarentenas no demasiado rígidas. Por ejemplo, los estudiantes madrileños de hasta 12 años que hayan sido contacto estrecho de un positivo no habrán de guardar encierro a partir del lunes, con independencia de su estado vacunal. Lo que preocupa a las autoridades es la alud de bajas laborales que se avecina entre el personal docente.

Los sindicatos prevén una avalancha de contagios que pondrán en tensión los procedimientos de sustitución. En el País Vasco, los alumnos de Primaria no podrán relacionarse en el recreo con las demás clases de su curso. Así, estas burbujas habrán de mantenerse también en las actividades extraescolares, todo para no poner en jaque el sistema escolar.

Vuelta a las aulas en pleno ascenso de ómicron