lunes 6/12/21
Otra de las creaciones del autor
Otra de las creaciones del autor

El surrealismo es una ventana abierta a los sueños. Nada es imposible cuando vivimos una pesadilla y todo un torrente de desbordante imaginación hace que en la obra de Víctor todo sea posible.

Hay en sus cuadros plazas de toros que se convierten en un extraños laberinto mientras los todos vuelan a su alrededor colgados de un globo. Hay gallinas que en vez de huevos ponen en su nido mundos imposibles. Hay botellas de cava que se convierten en faros que guían a los barcos que navegan por un proceloso océano. Y hay oasis en pleno desierto de arena donde, por arte de magia, aparece una de esas míticas cabinas telefónicas rojas de Londres.

Los cuadros y las esculturas de Víctor participan directamente del mundo de sus sueños, el solamente tiene una virtud: saber cazar a esos personajes que pretenden huir al universo del surrealismo. Bueno… y saber pintar, que es muy importante.

Víctor López de la Fuente es hijo de pintor, de casta le viene al galgo, y la mayor parte de su carrera se ha desarrollado en el mundo del cómic. Llega el joven artista la galería de Arte Bernesga con una serie de cuadros llenos de humor, habitados por una afortunada colección de personajes entrañables que arrastran al espectador a un mundo irreal en el que se reflejan, como en un peculiar espejo, los problemas de nuestro tiempo.

Los cuadros de Víctor, así, simplemente con su nombre le gusta firmar sus trabajos, se inscriben en una parcela que por un lado es fronteriza con la ilustración y por el otro con la pintura de verdad.

En ellos siempre se cuentan historias, se relatan con gracia las venturas y desventuras de una larga serie de personajillos capturados en la atmósfera irreal de un mundo imaginario y crítico, pero siempre divertido. La pintura de Víctor es delicada, bien hecha, realizada sin prisa, para que sus mensajes simbólicos lleguen al espectador y descubran tranquilamente sus múltiples significados.

Destaca el tratamiento libre y vibrante del color, una luz intensa que colabora a crear un espacio irreal.

Los sueños, las historias imposibles, los escenarios mágicos y los personajes anónimos de este joven artista son capaces de convertir la anécdota en metáfora. Es la suya una figuración rica en conceptos y registros pictóricos que, además es capaz de divertir al espectador. Víctor López ha conseguido innumerables premios, especialmente en el mundo del cómic.

A la sombra del surrealismo
Comentarios