sábado. 03.12.2022

«Ahora queremos transformar la indignación en posibles salidas»

Jordi Évole despide hoy la temporada de ‘Salvados’, que regresará el próximo otoño.
El periodista barcelonés Jordi Évole.

Jordi Évole concluye hoy la temporada «con más repercusión» en la historia de su programa, Salvados, con la satisfacción de haber puesto el foco en temas de gran interés para el público y la idea para el futuro de seguir «recogiendo la indignación y transformarla en salidas».

«El año que vivimos peligrosamente», así ha resumido Évole la temporada que termina de Salvados, el programa de reportajes y entrevistas que dirige y presenta en La Sexta, que cambiará de rumbo la próxima temporada, añadiendo a la denuncia la búsqueda de soluciones. Un camino nuevo que se inicia el domingo. «Durante esta temporada hemos visto casos positivos de enfrentarse a la crisis de manera imaginativa», que se recopilan en este último episodio y que demuestran que es posible hacer realidad el lema del «sí, se puede», declaró el periodista.

Trabajadores que se reúnen en cooperativas para evitar el despido, el abogado que consiguió cambiar la Ley Hipotecaria o Vicente del Bosque abogando por la subida de impuestos a los más ricos son algunos de «los discursos alternativos» que pondrán punto y final a Salvados hasta otoño.

Para Évole (Cornellá de Llobregat, Barcelona, 1974), esta temporada ha sido la que «más repercusión ha tenido», ya que ha recogido las declaraciones del juez de la Audiencia Nacional Javier Gómez Bermúdez o de Julian Assange, fundador de Wikileaks, sobre la Ley de Transparencia. Sin embargo, el director ha destacado la emisión dedicada al caso de MetroValencia de 2006, en el que fallecieron 43 personas. «Fue una manera de hacer justicia con unas familias que no han dejado de luchar desde que se produjo el accidente».

Diez temporadas

Con el apoyo de periodistas e internautas, Salvados ha conseguido mantenerse diez temporadas en la pequeña pantalla pese a las críticas que ha recibido —de partidos políticos o de la patronal eléctrica Unesa, por ejemplo— debido a la controvertida temática de algunos de sus episodios.

Pero la polémica no ha hecho más que alimentar el éxito de este programa de investigación que ha superado todos sus niveles de audiencia, reuniendo casi tres millones de espectadores de media cada domingo.

Évole, que ha recibido el premio Iris al Mejor Reportero, y Salvados, el de Mejor Programa de Actualidad durante dos años consecutivos, es consciente de la responsabilidad que esto supone y reconoce sentir «cierto vértigo», pero esto lo supera «mientras el trabajo sea de calidad». Salvados se emitió por primera vez en 2008 tratando temas de actualidad, siempre desde el humor, bajo la sombra de ‘El follonero’, figura nacida en TV3, pero Évole reconoce que, de haber mantenido aquel formato, Salvados no hubiera sobrevivido, ya que «hubiera resultado algo frívolo».

Hartazgo ciudadano

«Durante años, en este país, todos miramos hacia otro lado», lamentó Évole, consciente de que el hartazgo de los ciudadanos y la explosión de la crisis ha beneficiado este tipo de programas de investigación.

«Nosotros damos al ciudadano la misma información, pero servida de otra manera», comentó el director. Periodismo, ironía, sarcasmo y entretenimiento son las claves que han hecho de Salvados un programa de actualidad de referencia.

«Conseguimos llegar a mucha gente que, si viera los mismos temas que tratamos nosotros en una columna de un periódico, le daría pereza leer», concluyó. Primar la información de calidad, buscar fuentes creíbles y «explicar con claridad temas de actualidad» seguirán siendo los objetivos de Salvados para la próxima temporada, que regresará a La Sexta en otoño.

«Ahora queremos transformar la indignación en posibles salidas»
Comentarios