miércoles. 17.08.2022

Alcles y Maristas: el arte de vivir

La asociación y el colegio unen sus fuerzas para que donar médula se convierta en algo común entre los más jóvenes a través de un atractivo proyecto teatral y social
                      Mesa redonda organizada con Alcles bajo el lema ‘Te regalamos arte y tú nos das Vida’. DL
Mesa redonda organizada con Alcles bajo el lema ‘Te regalamos arte y tú nos das Vida’. DL

«Hemos pretendido que el encuentro que tuvo lugar en este salón de actos del Colegio Marista San José fuera un punto de partida para futuros donantes, pero también, una ventana abierta al trabajo ilusionado e ilusionante de los alumnos de 2º de Bachillerato, que interpretaron magistralmente, a través del Teatro Negro, una historia que nos recordaba la necesidad de luchar por el cuidado de nuestro planeta, nuestra casa común». Así explica Ana Isabel Martínez de Paz el proyecto desarrollado con alumnos de los Maristas. El complemento perfecto lo encontraron en Alcles, la asociación leonesa, como entidad autorizada y homologada por la Junta de Castilla y León para la labor de sensibilización y captación de nuevos donantes. Alcles, presidida por Nonia Alejandre, desarrolla además una labor excepcional en el día a día de los muchos apartados y factores que surgen tanto en el entorno particular del enfermo, la donación o el aspecto científico. Es decir, que el proyecto Te regalamos arte y tú nos das Vida tenía todas las de ganar aunque la temática a tratar parta de la adversidad como punto de inicio.

Así, los componentes de Alcles fueron los interlocutores ideales para hablar del trasplante de progenitores hematopoyéticos, procedimiento conocido como donación de médula ósea. Y, por tanto, organizó una mesa redonda con Mamen Olmo, gerente de Alcles, y Manoli Pedraza, oncóloga; Fernando Escalante, hematólogo; Nonia Alejandre y Laura Abril, trabajadora social de la asociación, así como Francisco García, ex paciente.

El balance de los Maristas no pudo ser mejor: «Arte, música y solidaridad crearon el ambiente que respiramos aproximadamente unas doscientas personas de todas las edades congregadas en este salón de actos, en el que se recogieron emociones y experiencias vividas», aseguraron tras la actividad.

Los alumnos crearon la historia, la banda sonora, las coreografías, los trajes, y los materiales con colores fosforescentes, para que brillaran ante la luz negra. No es una tarea fácil, ya que ninguno de nosotros somos profesionales y tanto la puesta en escena como la interpretación de los personajes debe de estar muy cuidada. Cada movimiento está medido con precisión, lo que dará lugar, ante la luz negra, a un fantástico juego de luz y magia.

El resto será que prenda la solidaridad y la concienciación.

Alcles y Maristas: el arte de vivir
Comentarios