sábado. 28.01.2023
| Reportaje | Danza |

Alicia, la perla del Caribe

La directora del Ballet Nacional de Cuba ya está en León para presentar la representación de la Obra «Don Quijote», que se pondrá en escena los días 7 y 8 de enero en el Auditorio
Alicia Alonso, directora del Ballet Nacional de Cuba, en una de sus últimas visitas a España
Alicia Alonso es una de las personalidades más relevantes en la historia de la danza y constituye la figura más emblemática del ballet clásico en el ámbito iberoamericano. Nació en La Habana, donde inició sus estudios en 1931, en la Escuela de Ballet de la Sociedad Pro-Arte Musical. Más tarde se trasladó a los Estados Unidos y continuó su formación con Enrico Zanfretta, Alexandra Fedórova y varios profesores eminentes de la School of American Ballet. Su actividad profesional comenzó en 1938, en Broadway, al debutar en las comedias musicales Great Lady y Stars in your eyes . Un año más tarde ingresó en el American Ballet Caravan, antecedente del actual New York City Ballet. Se incorporó al Ballet Theatre of New York en 1940, año de su fundación. A partir de este momento comenzó una brillante etapa de su carrera, como intérprete suprema de las grandes obras del repertorio romántico y clásico. En esta etapa trabajó junto a Mijail Fokine, George Balanchine, Leonide Massine, Bronislava Nijinski, Antony Tudor, Jerome Robbins y Agnes de Mille, entre otras significativas personalidades de la coreografía del siglo XX. En calidad de figura del American Ballet Theatre, actuó en numerosos países de Europa y América con el rango de prima ballerina. En 1948 fundó en La Habana el Ballet Alicia Alonso, hoy Ballet Nacional de Cuba. A partir de ese momento, sus actividades se compartieron entre el American Ballet Theatre, los Ballets Rusos de Montecarlo y su propio conjunto, que mantuvo con muy escaso o ningún respaldo oficial hasta 1959, año en el que el Gobierno Revolucionario de Cuba le ofreció apoyo. Bailar la palabra Cuando hace seis años el mismo Ballet nos visitó en el teatro Emperador - por cierto, una experiencia inolvidable- la propia Alicia manifestó en aquella ocasión a Diario de León, que en sus coreografías intenta combinar con igual intensidad y rigor el ballet clásico con ciertos acentos de la danza popular, lo que le permite expresarse de forma mucha más libre, que no irrespetuosa. Gracias a la destreza y a la capacidad interpretativa de cada uno de sus bailarines, cada función es un espectáculo deslumbrante, lleno de magia y colorido, en el que los pasos y los desplazamientos impecables dicen más que cualquier forma de expresión. Interpretación Su forma de entender ciertos pasajes del Quijote y su honestidad a la hora de enfrentarse a una obra eterna han sido paradigmáticas y una auténtica referencia para otros coreógrafos que brillan con la luz que reciben y no con la propia. «Hay otras versiones de Don Quijote en ballet», dijo, «pero en todas el gran caballero no es más que una figura decorativa. Nosotros le hemos devuelto su humanidad y, además, hemos puesto más colorido en la coreografía, manteniendo el estilo clásico pero a la vez sacándole partido a los bailes populares», explicó. Alicia Alonso ha mantenido siempre un gran nivel interpretativo en sus producciones, lo que no ha dejado resquicio a la crítica para encontrar fisuras o falta de rigor. A pesar de su edad, ella sigue vibrando con su arte, con la música y con todo lo que rodea a la danza en su más estricta expresión. Mañana y pasado presentará en León el inicio de una gira por toda España con esta maravillosa versión de Don Quijote , que ella ha sabido concebir con su inigualable sentido de la estética, la plasticidad y la elegancia. Es todo un regalo que hace llevadero el hecho de vivir en una realidad en la que las sensibilidades, los intereses creados, el ansia de poder, y las insaciables ansias belicistas de su poderoso vecino contrastan con un sector minoritario, donde la modernidad y opulencia juegan al escondite con el atraso y la pobreza en un suerte de danza de las horas y de los días sin noches. El Ballet Nacional de Cuba actuará en León por segunda vez los próximos días 7 y 8, con una de sus creaciones más alabadas internacionalmente y sobre una idea original de Marius Petipa y Ludwig Minkus adaptada por Alexander Gorski. Un auténtico regalo para el público que haya tenido la suerte de conseguir entradas para presenciar una de las coreografías más hermosas y ambiciosas de las muchas que Alicia Alonso ha llevado a cabo a lo largo de sus dilatada carrera profesional. Las críticas han sido unánimes a la hora de destacar la enorme versatilidad, la imaginación y el rigor que la coreógrafa cubana ha sabido imbuir a esta fiel versión de uno de los clásicos de la danza de todos los tiempos apoyada en uno de los ballets más prestigiosos del mundo. Lugar : Auditorio Hora : Viernes y sábado a las 20.30 horas. Precio Doce y 18 euros.

Alicia, la perla del Caribe
Comentarios