domingo 18/4/21

Ángela Molina, Goya al «talento»

La Academia califica a la actriz como «uno de esos milagros del cine español»
Ángela Molina, que recibirá el Goya de Honor. JAVIER ETXEZARRETA

«Todo ha merecido la pena: soñar, confiar, trabajar... Y no porque uno espere nada. Lo más hermoso que uno recibe es trabajar en lo que ama, pero si llega un premio como este, que hemos acariciado en otras ocasiones y que nunca ha salido... Pues ahora, con mi edad, es una satisfacción y un sentimiento de mucha paz. Estoy muy agradecida». Así de ilusionada recibía ayer Angela Molina (Madrid, 1955) la noticia de que el próximo Goya de Honor, el que se entregará el 6 de marzo, ya tiene dueña: ella.

Con el galardón, la Academia de Cine reconoce «la trayectoria excepcional» de una compañera «tan querida por todos por su autenticidad, su talento indiscutible y su especial sensibilidad». Y puede que en ese ‘tan querida por todos’, alejado de una industria a priori tan competitiva, esté una de las claves de su éxito. Afirma Molina que, precisamente, sin los compañeros «este oficio no existiría». «Dependemos los unos de los otros. Nos buscamos, sabemos dónde nos duele y cómo nos hacemos felices. Nos necesitamos y compartimos todo lo que nos pasa; cuando uno pierde, cuando el otro gana». Y va más allá: «Este oficio nunca ha sido una competición, sino el desarrollo de ideas y la expresión de este sentimiento de amor tan potente que lleva el cine dentro».

«Feliz» y con el corazón «lleno», cabe preguntarle si un premio honorífico tiene algo de final de trayectoria, de crepuscular, pero la madrileña no lo ve así. «Para nada, porque como decía Picasso: ‘Cuando llegue la inspiración, que me encuentre trabajando’. Siempre he considerado así esta profesión. Trabajaré hasta que mi cuerpo decida por mí, pero tenga los años que tenga, siempre lo voy a disfrutar», explica quien asegura que, aunque con los años, «el trabajo físicamente a veces es más fatigoso, la satisfacción es más plena porque la conciencia del tiempo se va desarrollando con otras mieles».

Calificada por la junta directiva de la Academia de Cine como «uno de esos milagros que ocurren de vez en cuando en el cine español», Molina ha protagonizado «numerosos títulos indispensables del cine español y europeo» y con 45 años de oficio y más de 150 personajes, pocos son los directores españoles que no han trabajado con ella. La actriz, cantante y bailarina ha estado a las órdenes de los cineastas más destacados de las últimas décadas, desde Buñuel, que la descubrió y a cuyas órdenes fue la Conchita de Ese oscuro objeto del deseo, a Pedro Almodóvar y su Carne trémula, pasando por Jaime de Armiñán, José Luis Borau, Pontecorvo, Bigas Luna, Ridley Scott, Alejandro Agresti, Miguel Picazo, Gerardo Vera, Ricardo Franco, Alain Tanner, Tornatore, Agustí Villaronga, Imanol Uribe o Isaki Lacuesta.

Ángela Molina, Goya al «talento»
Comentarios