martes. 16.08.2022

Arquitectura para recordar

El Coal coloca una placa en una casa de la Avenida de Roma, incluida en el registro Docomomo de edificios singulares del siglo XX, para celebrar el Día de la Arquitectura.
Fachada del edificio número 18 de la Avenida de Roma y detalle de la placa colocada por el Colegio de Arquitectos.

No llama la atención. Hay que fijarse en los balcones redondeados para encontrarle la gracia a su fachada de ladrillo. Sin embargo, el número 18 de la Avenida de Roma es una casa singular. Se trata de uno de los poquísimos edificios de León que figura en el registro de la Fundación para la Documentación y Conservación de la arquitectura y el urbanismo del Movimiento Moderno (Docomomo). El Colegio de Arquitectos de León (Coal) elegía precisamente este inmueble para celebrar el Día de la Arquitectura. Desde ayer, su fachada luce una placa blanca en la que constan los años de construcción, 1933-39, así como el nombre de los arquitectos que la diseñaron, Juan Crisóstomo Torbado Flórez, Ramón Cañas del Río y Juan Torbado Franco.

Por tercer año consecutivo, la Fundación Docomomo ha colocado placas informativas —40 en todo el país— en edificios paradigmáticos de la arquitectura moderna. El año anterior, en León la seleccionada fue la Casa Arriola, en la plaza de Guzmán y esquina a Ordoño y la Avenida de Roma, erigida en 1940 por Ramón Cañas y del Río y Juan Torbado Franco.

El edificio de la Avenida de Roma «es un producto híbrido que combina formas constructivas, tipologías edificatorias y modelos domésticos en continuidad con los modelos canónicos de los ensanches decimonónicos. Su apariencia externa es novedosa y reproduce sin apenas dilación los experimentos formales de la vanguardia arquitectónica centroeuropea», según el Coal.

Edificios especiales

En el registro Docomomo figuran tres edificaciones de la capital leonesa cuyas características arquitectónicas se incluyen en el denominado ‘Movimiento Moderno’, que enmarca los edificios construidos entre 1925 y 1965. En este apartado figuran el Santuario de La Virgen del Camino (1956) y las citadas Casa Arriola y el 18 de la Avenida de Roma. Los tres edificios han sido catalogados como de ‘Nivel A’, donde se incluyen los que tienen relevancia nacional. Otras seis construcciones de León han merecido ingresar en el ‘Nivel B’ o de relevancia local: Avenida República Argentina (número 2), Avenida Padre Isla (número 11), Calle Colón (número 10), Avenida de Roma (número 20), Gran Vía de San Marcos (número 28) y Ramón y Cajal (número 39).

No son las únicas joyas del siglo XX. Hay otros muchos edificios con nombre y apellidos que constituyen la mejor arquitectura del siglo pasado. En León recuerdan a sus propietarios, personajes como Pallarés, Ceremonias o Ridruejo, o bien el pueblo se encargó de ponerles mote, como la Huevera, la casa del Coño y la casa de la Perrona. Construcciones tan emblemáticas como los teatros Emperador y Trianón, el hotel Oliden (actual Alfonso V), la casas de Roldán, la de Goyo, la casa neomudéjar de la calle San Agustín, el edificio Pallarés (sede del Museo de León), la sede de los sindicatos, el sanatorio Otazú, el viejo casino (oficina del BBVA) y el antiguo edificio de Correos (en la plaza de la Catedral). Son supervivientes. Casas que se libraron de la piqueta en décadas en las que la especulación causó estragos en la ciudad, de forma que espléndidas construcciones fueron sustituidas por bloques con más alturas y, en general, escaso atractivo estético.

Arquitectura para recordar
Comentarios