jueves. 07.07.2022
Delfín Fernández, gran batería y seguidor a ultranza de la escuela de Charlie Watts. DL

Para Alejandro Diez, alma mater de Chelsea Ediciones, cada libro es una aventura. Y con Delfín Fernández encontraba de todo: «Me interesaba la visión del batería como figura que está detrás. Y además Los Salvajes se merecían un esfuerzo a nivel gráfico, un documento que recogiera a base de imágenes la excitación de su sonido, de su propuesta beat. Es que con Los Salvajes todo es ‘Satisfacción’!», explica Diez. Y además, rescata en presente una historia humana que merece la pena como es la del propio músico catalán, que vivió la música con pasión (tenía de vecinos a gente como Serrat o Jaume Sisa) y ahora, también: «Cuando Delfín abandonó este mundo de baquetas y furgonetas sólo tenía 22 años, así que para él fue una manera de alargar la adolescencia antes de ingresar en el mundo ‘de verdad’. O eso pensábamos todos porque ahora, ya jubilado, ¿qué hace? Pues disfrutar tocando la batería con amigos. Eso no se olvida, parece ser», afirma el editor.

Las aventuras de Ediciones Chelsea
Comentarios