miércoles 2/12/20
Patrimonio

El Ayuntamiento quiere el sótano con restos del anfiteatro

El trastero de la calle Cascalerías salió a la venta en noviembre en subasta judicial por 122.515 euros La Concejalía de Cultura planea añadirlo a la Ruta Romana
El antiteatro que apareció en 1994 y hoy está en un sótano. DL
El antiteatro que apareció en 1994 y hoy está en un sótano. DL

En León la preservación de la mayoría de los restos romanos se ventila en los juzgados. Ocurrió con los Principia, el cuartel general de la Legio VII, que enfrentó en los tribunales durante doce años al Ayuntamiento con los propietarios del solar en el que aparecieron los vestigios del edificio más importante del campamento romano. Al final, el Ayuntamiento ganó el pleito, los dueños fallecieron, pero el edificio que muy probablemente pisaron tres romanos que llegaron a ser emperadores —Galba, Trajano y Adriano— sigue en el limbo. Otro tanto sucedió con la cripta de Puerta Obispo, en la que hay vestigios de las termas, sobre la que pesa un antiguo litigio con la empresa que la acondicionó y que reclamaba una abultada deuda a las arcas municipales.

Ahora los servicios jurídicos del Ayuntamiento estudian la adquisición de un trastero que preserva un tramo del anfiteatro, según la concejala de Cultura, Evelia Fernández. Su idea es sumar una nueva cripta a la Ruta Romana.

En noviembre, el portal de subastas BOE.es abría la puja por estos dos sótanos situados en el número 3 de la calle Cascalerías, donde hace 2.000 años luchaban los gladiadores romanos. Se trata de una subasta judicial en vía de apremio que gestiona el Juzgado de 1ª Instancia 6 de León. El valor es de 122.515 euros. Estos sótanos ya estuvieron en venta hace cuatro años en la web milanuncios.com, cuando se ofrecían como trastero. Es uno de los tres enclaves de la calle Cascalerías que guardan estructuras del colosal anfiteatro —muros y parte de la cimentación—, mayor en tamaño que la actual Plaza Mayor, es decir, uno de los más grandes de la Península. En aquella ocasión el precio de venta era de 63 euros el metro cuadrado. «Ideal para dividir en trasteros y venderlos», era el reclamo del anuncio, cuya persona de contacto confirmaba que para cualquier otro uso era necesario solicitar los oportunos permisos. «Los restos no se pueden tocar».

El número 3 de Cascalerías encierra unos diez metros lineales del único anfiteatro del Noroeste. Es el primer enclave en el que apareció el anfiteatro de la Legio VII, durante las obras de construcción de un edificio de viviendas en el año 1994. Estos vestigios romanos nunca se han mostrado al público, a diferencia de los que guardan las dos criptas de la misma calle.

Evelia Fernández no tiene ningún plan para los Principia ni para el Praetorium, la residencia del legado —máxima autoridad del campamento romano—, que se preserva en un solar contiguo a los Principia. En una excavación de ‘trámite’ llevada a cabo hace dos años, previa al asfaltado de la plaza de San Pelayo, aparecieron nuevas estructuras del Praetorium, que volvieron a ser sepultadas.

El Ayuntamiento quiere el sótano con restos del anfiteatro
Comentarios