miércoles 21/10/20

Buscando a Sorolla entre maragatos

La etnógrafa Concha Casado legó a Miguel Ángel Cordero, director de los Museos Textiles de Val de San Lorenzo, la tarea de investigar los viajes del artista valenciano a la provincia de León
Fotografía del pintor valenciano. DL
Fotografía del pintor valenciano. DL

Quién iba a pensar que el famoso pintor Joaquín Sorolla (1863-1923) viajó hasta la provincia de León buscando la riqueza de la indumentaria campesina, adentrándose incluso en los conocidos mercados semanales. Así lo cuenta el conservador Miguel Ángel Cordero, que reconoce que apenas tenía datos sobre este hecho tan importante en la obra pictórica de Sorolla. Y recalca además que la persona que le puso sobre la pista fue la experta en vestimenta Concha Casado, que falleció hace ahora tres años. «Sabía de algún cuadro, de uno de los encargos que le hizo la Hispanic Society of America, en Nueva York, en el que aparecen el maragato y la maragata. Pero Concha estaba convencida de que había pintado en más de una ocasión en León».

El término maragato hace referencia, según la página oficial de Turismo Astorga, a los habitantes de la comarca de la maragatería, situada al suroeste de la provincia de León. La palabra deriva del término en latín mercator «ya que durante siglos los habitantes de esta zona eran arrieros y se dedicaron, por tanto, al transporte de mercancías con carros tirados por mulas a lo largo de toda la península».

Miguel Ángel Cordero con una fotografía de Sorolla. FERNANDO OTERO

Miguel Ángel Cordero con una fotografía de Sorolla. FERNANDO OTERO

Ante tal descubrimiento, Cordero ha estado en contacto con el Museo Sorolla, ubicado en el paseo del General Martínez Campos de Madrid, y con su directora, Consuelo Luca de Tena. Afirma que al abrir los archivos han podido «tirar de toda la información», en la cual ha podido colaborar la Hispanic Society. Aun así, Cordero dice que la investigación «todavía está sin concluir».

El monolito de metal que se inauguró a principios del pasado mes de mayo en la plaza de San Bartolomé, en Astorga, reproduce una escena que pintó Sorolla precisamente en ese mismo lugar. La tablilla original de 1903 se encuentra actualmente en el Museo Sorolla. El monumento recoge por otra parte la firma del artista y una fotografía que inmortaliza su paso por la ciudad.

Cuadro perdido

Hace dos años apareció una obra de la fachada de la catedral de León que databa de 1903

Sin embargo, Cordero pretende hacer los mismo en la ciudad de León, puesto que allí pintó una serie de cuadros de distintas escenas de mercado. Aunque también se pueden encontrar distintos motivos «como la de la escalera que está al lado de Casa Benito», apunta el conservador. Esto se debe a que «Joaquín Sorolla empezó a visitar León con su mujer Clotilde en 1902, pero volvió en 1903, 1906, 1907. A través de conocidos era invitado a romerías, a bodas, rogativas». Cabe destacar que hace dos años ha parecido un cuadro de la fachada de la catedral de León, tomado desde la calle ancha, del año 1903. «Esa obra la tenía custodiada un bisnieto (de Sorolla) en su casa, y posteriormente se desprendió de ella al ponerla a la venta en Alcalá subastas». El mismo Cordero aclara «que no había constancia alguna de su existencia», a pesar de que el Museo Sorolla conserva otra obra del interior de la catedral.

Hoy en día la obra pictórica de Joaquín Sorolla es reconocida tanto a nivel nacional como internacional, y en parte esto se debe a que sus pinceladas suaves y llenas de color reflejaron lo mejor de la tradición española en un momento en que el país estaba sumergido en una oscuridad, un pesimismo y una tristeza absoluta. No obstante, solo él supo ver la luz, el optimismo y la alegría que desprendía España.

Buscando a Sorolla entre maragatos
Comentarios