domingo 5/12/21
Adiós al infierno

El castillo de Laguna de Negrillos logra el indulto

El castillo de Laguna de Negrillos ha estado trece largos años en la Lista Roja del Patrimonio. Una subvención de la Diputación permitió consolidar esta fortaleza del siglo XIII propiedad de la familia de Suero de Quiñones. Es el sexto monumento leonés que ingresa este año en la Lista Verde.
                      El castillo de Laguna de Negrillos, que ha estado durante trece años en la Lista Roja. MEDINA
El castillo de Laguna de Negrillos, que ha estado durante trece años en la Lista Roja. MEDINA

Una prórroga salvó ‘in extremis’ el castillo de Laguna de Negrillos. La pandemia había dejado a medias su restauración, incluida en un programa de rescate del Patrimonio Histórico, dotado con 5,6 millones de euros del Instituto Leonés de Cultura (ILC). La fortaleza fue uno de los doce monumentos ‘repescados’ por la institución provincial, porque con el coronavirus las obras quedaron empantanadas y sin posibilidad de cumplir los plazos establecidos en la subvención. Finalmente, consiguieron concluir la restauración gracias a una moratoria.

La rehabilitación, que consistió básicamente en la limpieza, consolidación y reconstrucción del edificio, supuso una inversión de 213.588 euros, financiados por el ILC (90%) y el ayuntamiento (10%). Esta intervención ha permitido sacar de la Lista Roja del Patrimonio al sexto monumento leonés en lo que va de año. Los otros indultados han sido la prefectoría de Lois, las Cuevas Menudas, el Castro de la Peña del Hombre, el monasterio de Sandoval y la iglesia de Valdavida.

                      El castillo durante las obras de restauración. MEDINA

El castillo durante las obras de restauración. MEDINA

El castillo de Laguna de Negrillos, declarado Monumento Nacional en 1949, data del siglo XIII. En el año de 1205 Alfonso IX de León otorgó un fuero a Laguna de Negrillos y su alfoz de 13 aldeas en el que se mencionaba un castillo, aunque las ruinas actuales pertenecen a una reconstrucción realizada en el siglo XV por Diego Fernández de Quiñones y María de Toledo, padres del célebre don Suero de Quiñones, que lo usaron como residencia temporal. La torre del homenaje es de base cuadrangular, posee cinco plantas y almenas en la parte superior, puertas de arco agudo y ventanas de arco redondo. El acceso se situaba en el lienzo occidental, mirando hacia la villa, donde aún hoy se aprecia una amplia puerta con arco gótico reconstruido en el año 2009. Originalmente debió carecer de torres de flanqueo; quizás sólo presentaba una en la esquina suroeste, donde se engrosa el lienzo y se aprecian arranques de muros hacia el interior donde pudo encontrarse una estancia más sólida, quizá la ‘torre Mayor’ del castillo plenomedieval. En el resto del patio los escombros del derrumbe impiden apreciar más construcciones.

El dictamen de Hispania Nostra para incluirlo en la Lista Roja en 2008 era demoledor: «Sufre hundimientos, deterioro de paramentos y de elementos defensivos y decorativos».

Actualmente León es la provincia con mayor número de monumentos en la vergonzante Lista Roja. Nada menos que 45. La última en ingresar en esta nómina, en septiembre, ha sido la Ferrería de Serviz, construida en 1824 por el empresario Nemesio Fernández para producir carbón vegetal. Desde 2010 figura en el Inventario de Patrimonio Industrial de la Junta, algo que no evitado su deterioro. También este año han acabado en la misma lista el puente de Villalfeide, la estación de ferrocarril de Palacios del Sil, la central térmica de MSP de Villablino, la casa natal de Enrique Gil y Carrasco y el priorato de Santa María de Valdediós.

El castillo de Laguna de Negrillos logra el indulto
Comentarios