martes 24/5/22

El legado de Rafael Alberti y María Teresa León fue depositado ayer en la Caja de las Letras del Instituto Cervantes, con recuerdos como los pasaportes con los que los dos poetas volvieron del exilio un 27 de abril de 1977 con las palabras «me fui con el puño cerrado y vuelvo con la mano abierta».

Esta frase dicha por Alberti al regresar a España tras casi cuatro décadas «no era una renuncia a su manera de pensar, sino un modo de integrar su manera de pensar, por el bien de España, en la convivencia democrática», ha dicho el director del Cervantes, el poeta Luis García Montero.

La sobrina de los escritores, Teresa Alberti, ha protagonizado este acto simbólico para la preservación del patrimonio más personal de grandes figuras de la cultura española.

Teresa ha explicado que tuvo el placer de «conocer, cuidar y querer» a Rafael (1902-1999) y María Teresa (1903-1988) a partir de 1971, y de ellos recibió algunos objetos que se han depositado en la caja 1.653, como una edición del libro de María Teresa León Una estrella roja y Los 8 nombres de Picasso y no digo más de lo que no digo, de Alberti, ambos dedicados a ella.

foto mítica

También, por parte del Cervantes, se han incluido fotos, como la que hizo la Agencia Efe al poeta bajando por las escalerillas del avión desde Roma, sonriente y con una mano tendida.

El Cervantes acoge el pasaporte de Alberti 45 años después de volver a España
Comentarios