miércoles 22/9/21

Comunista, homosexual... y héroe republicano

Jorge M. Reverte recrea en ‘Guerreros y traidores’ la peripecia de William . Aalto, que capitaneó algunas de las mayores hazañas de la Guerra Civil.
El novelista madrileño Jorge M. Reverte, a quien fascinó la historia de William Aalto, nacido en el Bronx de Nueva York.

La vida de William Aalto daría para varias novelas. Nacido en el Bronx, hijo de inmigrantes comunistas finlandeses, fue activista sindical en la Gran Depresión, brigadista republicano en España, homosexual comunista y pendenciero, recio bebedor denunciado ante la inquisición de McCarthy en la caza de brujas. Poeta mediocre y entusiasta, eterno resistente, Bill Aalto liberó a 300 presos republicanos en el granadino fuerte de Carchuna al mando de 30 hombres. Tras vagabundear por Europa acosado por el FBI, de vuela a casa murió de cáncer, marginado y traicionado y por los suyos. Por el épico episodio de la Guerra Civil le conoció Jorge M. Reverte (Madrid, 1948), que a punto estuvo de novelar el asalto.

Pero descubrió pronto que la hazaña apenas era la punta de iceberg de «una vida extrema» cargada de excesos, aventuras y traiciones y se impuso escribir la biografía de Aalto (Nueva York, 1915-1958). El resultado es Guerreros y traidores (Galaxia Gutenberg-Círculo de Lectores), 250 páginas de apasionante lectura en las que a través de la peripecia de Aalto cuenta Reverte con rigor histórico las andanzas de un conjunto de relevantes personajes de su entorno. Un generación para la historia, con periodistas y escritores como Ernest Hemingway —a quien Aalto inspiró para sus novelas—, Robert Capa, John Dos Passos, poetas como W.H Auden y James Schuyler —a los que amó— y camaradas de armas como Milton Wolf o Irving Goff, cuyas vidas se cruzaron en algún momento con la de Aalto

Buscando material sobre la Guerra Civil, Reverte dio por casualidad con Aalto, teniente de la brigada Lincoln entre 1937 y 1939. «El 23 de mayo de 1938 protagonizó en Carchuna, al lado de Motril, la mayor hazaña de la guerra. Liberó con un comando de 30 milicianos y brigadistas a 308 oficiales, comisarios y soldados republicanos». El épico hecho hubiera dado para un gran reportaje o una novela «y para un par de películas de haber acaecido en EE UU» dice Reverte, Su olfato de sabueso de la historia se puso en marcha y pronto descubrió que vida del teniente Aalto «era una mina». «Supe que era homosexual y que su condición le costó la expulsión del partido comunista estadounidense, que le impidieron tomar parte en la II Guerra Mundial, que sería traicionado por sus mejores amigos, o que perdió una mano enseñando a lanzar granadas...».

Comunista, homosexual... y héroe republicano
Comentarios