viernes. 07.10.2022
cine
Cartel de ‘I made you, I kill you’, cortometraje que se proyecta hoy en El Albéitar. DL

El Teatro El Albéitar, dentro de las Actividades Culturales organizadas por Universidad de León, prosigue hoy, y hasta el viernes, el ciclo del Certamen de Cortometrajes, que comenzara la semana pasada también en una primera tanda de tres días. La proyección comenzará a las 18.00 horas, y en esta ocasión consta de tres producciones, en este caso encuadradas dentro del apartado de Experimentales siglo XXI. 


Conversations with changes, Conversaciones con cambios, dirigido por Shirin Abu Shagra, con una duración de 12 minutos, es un filme de 2010. Su argumento se basa en un viaje a un fragmento de una ciudad imaginaria y heterotópica en la que encontramos extractos de hechos, retales de vida fuera de los libros de historia, más pequeños que la historia oral, menos importantes que la historia de los perdedores nunca escritos. «Veo una foto, me imagino… esta vez de hombres, mujeres pero también una estatua de un niño y una farola», se dice.


Pavillon noir, Bandera negra, del director Pierre Coulibeuf, con 24 minutos de duración, fue rodado en  2006. Es una ficción parodia de Pierre Coulibeuf basada en acciones coreográficas de Angelin Preljocaj. Los siete personajes que se mueven en el edificio diseñado por Rudy Ricciotti dinamizan los códigos de la coreografía y el cine: contaminación, desborde, distancia, la ficción pone a prueba la realidad. La película forma parte de un proyecto transversal que aúna arquitectura, coreografía y cine. Pretende producir otro espacio, un espacio en la frontera de disciplinas y géneros de imagen en movimiento, donde los individuos y las cosas se transforman, cambian de estatus, de identidad. Como un doble o un espejo de la realidad. El último de los cortometrajes se titula I made you, I kill you. Te hice, te mato, en español. Alexandru Petru Badelita es el director de este corto de 14 minutos de duración. «Hacer esta película en este momento de mi vida me parece necesario. Siempre he sentido una gran vergüenza de hablar de mi infancia», indicó al respeto el propio Badelita.

Cortos del siglo XXI, en El Albéitar
Comentarios