sábado 15/8/20
Arte

«Cualquier rincón leonés es un cuadro»

El artista ferrolano, que expone en la Galería Alemi, prepara un proyecto de encargo sobre monumentos de la provincia
El artista ferrolano Pedro Castro Couto visitó ayer León con motivo de la inauguración de la exposición en la Galería Alemi. DL
El artista ferrolano Pedro Castro Couto visitó ayer León con motivo de la inauguración de la exposición en la Galería Alemi. DL

Cuando empieza a hablar de sus cuadros, los datos comienzan también a aflorar como si detrás de ellos hubiera horas de estudio u observación. Por eso, el arte de Pedro Castro (Ferrol, 1946) conecta de raíz con tradiciones, literatura, paisajes, territorios. Y si pasa El Manzanal, Castro comienza a conectar sabiduría que le hace ver en la capital y la provincia toda una materia prima que podría plasmarse en un cuadro. De hecho, un proyecto en marcha es dibujar grandes monumentos a plumilla de la provincia. Puede empezar por El Bierzo y terminar en el otro extremo provincial. Porque es un creador en movimiento, un espíritu joven en el que la experiencia y la curiosidad no solo no están reñidas sino que van de la mano. Tiene algo de músico, de melómano, de bailarín al amanecer, de encantador, pero aquí ha venido en su versión de artista plástico.

Por ejemplo, un romero que se ve en una de las obras presentes en Alemi tiene una explicación para Pedro Castro que hay que escuchar: «El cuadro representa a un romero de San Andrés de Teixido. Esta lleno de claves mitológicas, de San Andresiños, son ex votos que se pierden en la noche de los tiempos, las palomas y la cruz de San Andrés. Estos ex votos están hechos de pan sin fermentar y coloreados con anilinas. Hay unas 19 formas distintas y es posible que sean las mas antiguas del mundo y se hacen por una familia que se pasaron la técnica de madres a hijas y se siguen haciendo en la actualidad», narra para explicar ese origen. Aunque lejos de entonces pasar a lo localista de cada uno, el ferrolano encuentra todas las conexiones con León, Galicia, el Noroeste... Y sobre León asegura que «cualquier rincón leonés podría ser un cuadro. Porque hay muchos lugares interesantes e importantes. Y lo que yo pinto es perfectamente trasladable a esta tierra», afirma.

Unión ancestral
Galicia o León aparecen unidos por tradiciones ancestrales plasmadas en la modernidad

Y Castro reivindica esa unión desde los ancestros: «Es precisamente en esta idea lo que intento presentar en León. Las tradiciones ancestrales plasmadas en la modernidad. Un carballo sagrado celta enraizado en nuestras comunes tradiciones. Carballo del que se colgaban las ansias y las devociones de la gente a los antiguos dioses, para pedir favores o dar gracias de los mismos», relata.

Sobre esta tradición sí hace un inciso con El Bierzo: «Dentro de esta idea esta la conexión sobre todo con El Bierzo en cuanto a tradiciones comunes, la continuidad de un todo mágico que aun pervive entre nuestras comunidades», afirma.

Inspiración literaria 
«Toco temas como los literarios, con Valle-Inclán o Cunqueiro, literatos mágicos por excelencia»

En cuanto a las motivaciones artísticas individuales y personales, este artista gallego se sale por la tangente porque tiene presente en gran parte de su ideario e inspiración a Valle-Inclán. «Mantengo un poco el mismo motivo desde el principio, a la vez que voy ampliando sin dejar de ver la trayectoria, tocando temas nuevos, los literarios por ejemplo, Valle-Inclán, Torrente o Cunqueiro, para mi los tres literatos mágicos por excelencia. Creo y recreo imágenes que nos dan en sus obras», asegura.

Y acerca de lo que venga, para Pedro Castro siempre hay una luz que pueda posibilitar cambios a mejor. «Esta pandemia es decisiva en un nuevo cambio. Hay ya un antes y nos encontramos en la creación de un después, que aun no sabemos dónde nos llevará. Estamos en un cambio a todos los niveles. Tendremos que aprender, y este es el reto que se nos plantea, a encarar nuevas formas de futuro», cuenta, tanto con la incógnita de los nuevos tiempos como la propia ilusión por vivirlos.

«Cualquier rincón leonés es un cuadro»