sábado 07.12.2019

Cuando el pueblo decide

Un documental, primer paso para incluir en la lista de la Unesco el sistema asambleario leonés.
Cuando el pueblo decide

El concejo abierto, un sistema asambleario único y genuinamente leonés, opta a ser Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. El documental La voz del concejo, que produce Bambara Zinema con respaldo de la Fundación Cerezales y la Asociación Faceira es el primer paso en el camino que lleva a la Unesco. El filme comenzó a rodarse en octubre, coincidiendo con San Froilán, para incluir imágenes de esta fiesta, y previsiblemente se estrenará en otoño en la Fundación Cerezales. Después, intentarán que se proyecte en festivales y televisiones.

Isabel Medarde codirectora del largometraje junto a la historiadora Teresa García Montes, de la Asociación Faceira, pretenden mostrar los «pros y los contras» de una democracia asamblearia que se remonta al siglo X.

El documental explicará cómo funciona el concejo abierto y recogerá testimonios de historiadores, juristas, políticos y personas del ámbito rural donde sigue vigente. La legislación establece que el concejo abierto está reservado a los municipios menores de cien habitantes y a aquellos que tradicionalmente hayan funcionado así. En León tiene once siglos de tradición. Es un sistema de democracia directa único, que podría desaparecer si el Gobierno sigue adelante en su empeño de suprimir las juntas vecinales.

Tradicionalmente los vecinos se reunían en concejo abierto los domingos, en el atrio de la iglesia, y su asistencia era obligatoria, con multa para el que no acudiera. Durante siglos, los habitantes de pequeñas localidades leonesas han resuelto por votación, en lo que algunos especialistas han denominado como «una academia de cortesía», todos sus conflictos, así como los problemas económicos, la preservación de los montes y hasta la defensa armada de los vecinos.

Tal y como ha recogido el investigador Matías Díez Alonso, en los concejos se trataba «la batida de lobos, la facendera o huebra, la refacción de puentes, caminos, presas y retenes, la espalada de la nieve, la corta de la leña de rozo, los acotados de pastos, la construcción del chozo merinero, las veceras, los repartos de tierras comunales...».

Cuando el pueblo decide