martes 19/10/21
Ilustradores

El dibujante leonés Martín ilustra el ‘Cantar de Valtario’

Portada del libro. DL

La editorial Reino de Cordelia publica el Cantar de Valtario, de autor anónimo, con traducción de Luis Alberto de Cuenca e ilustraciones del dibujante leonés Miguel Ángel Martín.

Compuesto probablemente a finales del siglo X, durante el reinado del emperador Otón III, el Cantar de Valtario es una de las joyas más preciadas de la literatura latina medieval. Canta las hazañas de Walther o Valtario de Aquitania o de España, héroe del reino godo de Tolosa en los años oscuros de las invasiones germánicas, allá por el siglo V. Su autor fue, quizá, el monje Ekkehard I de San Gall (monasterio de la actual Suiza), nacido hacia el año 900 y muerto en 973. Pero poco importa quién fuera el autor o el momento histórico en que lo escribió, porque lo que cuenta es la fluidez mágica del relato y la atmósfera irreal que envuelve esta auténtica novela de aventuras trepidantes, brutal y salvaje como una película de James Bond, que se adapta como un guante a las ilustraciones a color de Miguel Ángel Martín realizadas para esta edición. Tan sugerente y tan moderna es su lectura, que se convierte en una experiencia inolvidable. Con esta versión magistral del Cantar de Valtario, Luis Alberto de Cuenca obtuvo el Premio Nacional de Traducción. Valtario era el hijo de Alfere, gobernador de Aquitania, que en el siglo V, cuando se desarrolló la leyenda, era el centro del reino visigodo. Cuando Atila invadió Occidente, los príncipes de la región están representados como que no presentaron ninguna resistencia. El rey Gebica, descrito aquí como un rey franco, entregó a Haganón como rehén (de la raza troyana, pero no, como en el Cantar de los nibelungos, un compatriota de la casa real) en lugar de su hijo menor Guntario; el rey burgundio Heririh, su hija Hildegunda; y Alfere, su hijo Valtario.

Haganón y Valtario se convirtieron en hermanos de armas, luchando a la cabeza de los ejércitos de Atila, mientras Hildegunda se encargaba del tesoro de la reina. Guntario sucedió a su padre y rechazó pagar tributo a los hunos, con lo cual Haganón huyó de la corte de Atila. Valtario e Hildegunda, que habían sido prometidos en la infancia, escaparon de los huno, llevándose consigo un gran tesoro.

El dibujante leonés Martín ilustra el ‘Cantar de Valtario’
Comentarios