viernes 20/5/22

Diez años sin Mingote, el genio del humor gráfico

Peridis y Rey recuerdan al artífice de viñetas «llenas de respeto, elegancia y ternura» «Hoy hablaría de cómo llegar a fin de mes»
                      El humorista en una fotografía retrospectiva, junto a una de sus ilustraciones. JAVIER CEBOLLADA
El humorista en una fotografía retrospectiva, junto a una de sus ilustraciones. JAVIER CEBOLLADA

«Maestro, amigo, compañero», así fue Antonio Mingote para ésos que hoy, el día en el que se cumplen 10 años de su fallecimiento, recuerdan cómo este genio del humor gráfico era, sobre todo, artífice de viñetas llenas de «elegancia, decoro, respeto, ternura y amor» al prójimo. Y por ser así, Peridis ha contado que de estar vivo Mingote, a quien le «tocó hacer la guerra» en un monasterio de Aguilar de Campoo que años más tarde él mismo restauró, «no haría humor sobre la política y los políticos, sino sobre las dificultades de cómo llegar a final de mes, y un canto contra la guerra».

Porque el que fuera su «maestro» (Sitges, 1919 - Madrid, 2012) nunca cambió su estilo a lo largo de su carrera como humorista gráfico, unas viñetas de línea «muy clara» en las que «mostraba las contradicciones de la sociedad». De la misma manera lo recuerda otro de sus amigos, Julio Rey, el también humorista gráfico que, junto a Peridis, compartieron plaza en el Instituto Quevedo del Humor, donde Mingote es presidente de honorífico perpetuo. «Mingote es todo eso pero en superlativo. Es una de las personas más civilizadas, más cariñosas y más pacíficas que he conocido. Y eso era un reflejo muy fiel de la postura que Antonio mantenía en la vida, con todos nosotros, con la naturaleza, era un hombre absolutamente sensible», afirmó Rey. Lo era, replica Peridis al rememorar una de sus «chistes» en que una señora le dice a otra ante la mirada de su marido: «No, mujer: lo de la libertad de conciencia era para tranquilizar a la gente moderna. Porque al cielo, lo que se dice ir al cielo, iremos los de siempre».

Una sátira, género dominó como pocos.

Diez años sin Mingote, el genio del humor gráfico
Comentarios