domingo 22.09.2019
miniaturas de curso legal del viejo reino

Diseños de la Edad Media... dignos de hoy

El experto en numismática Javier García Montes clarifica los retratos de Fernando II que ocultan sus monedas.
Diseños de la Edad Media... dignos de hoy

Cuando se habla de pasado histórico, a muchos se les viene a la imaginación estampas de edificios más o menos ruinosos, templos señeros o, como mucho, legajos centenarios. Pocos, quizá, se representen monedas antiguas, dineros de antaño, aunque esos objetos ansiados en toda época y lugar son testigos harto elocuentes del ayer. También sucede con las del Reino de León. En el número XV de la revista del colectivo Promonumenta, presentado el viernes y que viene trufado de temas en torno a la historia y al patrimonio, el profesor Francisco Javier García Montes publica un artículo, Retratos numismáticos de Fernando II, donde entre otros asuntos analiza cómo el penúltimo rey leonés exhibía monetariamente su efigie como símbolo de autoridad. El autor, además, muestra un negativo de las monedas para clarificar su dibujo, y con resultados sorprendentes: en algunos casos, la ilustración parece de auténtico diseño moderno.

De arriba abajo, moneda que muestra al monarca en su juventud; otra que revela al rey con una especie de turbante; anverso de una moneda con la cara de Fernando II sobre lo que durante algún tiempo se entendió como un camino; y morabetino, o moneda de oro de gran calidad, con el retrato del penúltimo monarca leonés. J. GARCÍA MONTES / COLECCIÓN LÓPEZ-CHAVES.

«La idea surgió leyendo la obra de Antonio Orol Pernas, un gran estudioso de la moneda medieval —explica—. Su libro Las acuñaciones de Alfonso IX de León sentó las bases de mi estudio, pues en él este investigador dibuja todas las piezas conocidas de ese rey, con las imágenes e inscripciones que portan. Tomándolo como referente decidí esbozar ‘negro sobre blanco’ lo que se había grabado en las acuñaciones medievales».

Los mejores entalladores

Pero, ¿por qué fijarse específicamente en Fernando II? «Sería fácil referirse a los morabetinos de oro que este rey acuñó, pues el preciado metal siempre es más respetado, pero lo realmente importante de don Fernando son sus cuidadas acuñaciones de vellón, las que llegaban a todo el pueblo y a través de las cuales el soberano transmitía su imagen, informaba de sus dominios y de sus creencias religiosas —expone—. Mediante las monedas, aquellas gentes conocían que su rey había sido coronado legítimamente, ya que portaba la corona, el cetro y la espada de la justicia; que iba caballero sobre un león o que, aunque hubiese un niño de nombre Alfonso en Castilla, el auténtico monarca era Fernando: un rey cristiano que gobernaba Hispania». «Por otro lado —continúa—, es en la segunda mitad del siglo XII cuando trabajan en el Reino de León los mejores entalladores de moneda, personas que fueron capaces de plasmar complejas escenas con herramientas sencillas y sobre mínimas porciones de metal». Y así, en el artículo, este profesor en el IES de San Andrés del Rabanedo e investigador de las acuñaciones medievales en los reinos de León y de Castilla muestra cómo esta artesanía tan particular evolucionó, durante el propio reinado del monarca, desde formas muy toscas a otras mucho más refinadas.

«El valor de las monedas medievales yace en que son testimonios de nuestra historia —afirma—; por desgracia la arqueología no prestó en el pasado mucha atención al Medievo, y ello ha provocado que muchas de las piezas conocidas sean los ejemplares conservados en colecciones privadas (como la Vidal Cuadras, la Fundación León España o la Hispanic Society de Nueva York, entre otras). Afortunadamente esto parece estar cambiando y cada vez se excavan más yacimientos medievales». Y respecto a su pieza favorita, «por la simbología que encierra, quizás el dinero más interesante sea el del rey caballero sobre un león», dice respecto a ese espectacular diseño, digno de un logotipo o anagrama actual. Sobre la importancia de las monedas como testigos del pasado, García Montes hace suyas las palabras de la profesora Paz García-Bellido en el sentido de que las monedas «son un foco inagotable de información histórica», «y así, cada vez que contemplo la imagen de algún ejemplar, y observo los procesos de su entalle, los símbolos que porta o la calidad del metal empleado, me reafirmo en sus palabras», dice. Además, este especialista ha querido subrayar que muchas de sus investigaciones «han podido ver la luz gracias a la veterana asociación Promonumenta y al director de su revista, Víctor Ferrero, quien no ha cesado en su empeño de animarme para que continúe divulgando estas huellas de nuestro pasado».

Diseños de la Edad Media... dignos de hoy
Comentarios