viernes. 30.09.2022

Efectos digitales, una mejora «necesaria» en las series españolas

La recreación virtual se ha popularizado ya en producciones nacionales.
Imagen de una de las escenas de la serie ‘Víctor Ros’, que emitirá Movistar.

La aplicación de las últimas técnicas digitales permiten mejorar la factura visual y ampliar las de la ficción española, una evolución «muy necesaria», explicó ayer Javier Olivares, guionista y creador de la serie Víctor Ros, en el encuentro «Guionistas en serie», celebrado en la sede de la Sgae. El productor y guionista de la serie El Príncipe Aitor Gabilondo ha explicado en este encuentro, organizado por el sindicato de guionistas ALMA, que en la ficción española, hasta hace poco, casi no se salía de los platós, y así «el malo era el que iba a la comisaría o la noticia se presentaba en la redacción del periódico».

La recreación virtual de escenarios de Stargate Studios, la misma que se utiliza en series estadounidenses como The Walking Dead o Mad Men, ha permitido por ejemplo a El Príncipe sacar sus tramas al puerto de Ceuta, la ciudad donde se desarrolla esta ficción de Mediaset aunque de sus nueve meses de rodaje los actores solo hayan pisado sus calles 15 días. «Hasta hace poco ir al puerto era inimaginable en una serie, a pesar de que España es un país de costas», ha apuntado Gabilondo.

En Víctor Ros, una serie «policíaca de época» que se estrenará en Movistar TV el próximo 1 de abril, habrá «sorpresas» digitales para mostrar escenarios de Madrid como la Puerta del Alcalá o la Puerta del Sol tal y como eran en 1895, ha avanzado Olivares.

Aunque obligados «moralmente» a hacer algo «diferente», ha apuntado Olivares, los creadores de ficción española necesitan acercarse a todos los públicos en busca de las grandes audiencias, algo que no ocurre en Estados Unidos, según ha explicado Greg Daniels, creador de series como Seinfeld y guionista de Los Simpson e invitado estelar de «Guionistas en serie». La ventaja para los creadores estadounidenses es que hace unos años «las cadenas generalistas competían con el cable y quisieron buscar una audiencia diferente, más joven y con recursos, según convenía a los intereses publicitarios, de forma que aunque la audiencia sea baja, cumple con los objetivos económicos», ha añadido Daniels, que adaptó su país la serie británica The Office. La figura del guionista y «showrunner», el que da coherencia a un programa o serie, está saliendo del anonimato en EE.UU., ha explicado Daniels, hasta el punto de que se les da tiempo y medios para fabricar «guiones a prueba de actores». La influencia de los intérpretes en la ficción nacional se hace notar en producciones como Cuéntame cómo pasó, en la que Imanol Arias y Ana Duato fueron consultados para cruzar la «línea roja» que marcó la infidelidad de Antonio Alcántara en esta temporada.

Efectos digitales, una mejora «necesaria» en las series españolas
Comentarios