sábado. 03.12.2022
Benavides, en el Monasterio de Sandoval.

—¿Qué libro no dejarías de leer o leerías por segunda vez?

—‘El almuerzo desnudo’, de Burroughs.

—Un personaje imprescindible en la literatura (o en la vida).

—El ‘Ricardo III’ de Shakespeare o cualquiera de los de Dickens.

—Un autor o autora insoportable (o un libro insoportable).

—Bueno, esa es una pregunta maliciosa, ¿verdad?, parece encerrar otra que me corta el rollo: ¿Qué prefieres: ser un cobarde o un criticón?

—Un rasgo que defina tu personalidad.

—Nicanor Parra respondió a esa pregunta diciendo: «Sólo soy un hombre con una interrogación constante por sombrero». Yo lo suscribo, los axiomas vuelan y suenan como un tumor.

—¿Qué cualidad prefieres en una persona?

—Que tenga palabra, como Tony Montana.

—¿Qué opinión te merece la política actual? ¿Y la sociedad?

—La ‘política actual’ no existe, gobiernan los mercados. Y la sociedad tampoco, lo único que ha quedado es el público.

—¿Qué es lo que más te divierte en esta vida?

—La vida en sí. Es tan extraña que cualquier cosa es posible.

—¿Por qué escribes?

—Porque no puedo evitarlo, me ahogaría con todas estas imágenes dentro esperando a hacerse tangibles.

—¿Crees que las redes sociales, facebook o twitter, sirven para ejercitar tu estilo literario?

—Sirven para charlar con otros sobre lo que hago y lo que ellos hacen. No funcionan en mi caso como aliciente. Sin embargo, hay que reconocerles el marco de concisión, economía lingüística y captura de mensaje al que uno se somete cuando quiere escribir un tuit o un post de Facebook.

—¿Cuáles son tus fuentes literarias a la hora de escribir?

—Cuando quiero hacer poesía pienso en el cine, en la música, en la física cuántica, en el paisaje urbano, en estaciones de autobús, en aeropuertos, en un supermercado, en un vertedero…

—¿Escribes o sigues algún blog con entusiasmo porque te parezca una herramienta literaria?

—El blog es un almacén para comunicarse en diferido.

—Una frase que resuma tu modo de entender el mundo.

—Es que yo aún no lo entiendo. Sin embargo, no tener respuestas forma parte del juego. Las preguntas son más valiosas.

«El blog es un almacén para comunicarse en diferido»
Comentarios