miércoles 13.11.2019
El molín del tiempu

El mes d’outubre

Imagen del calendario agrícola de San Isidoro. RAMIRO
Imagen del calendario agrícola de San Isidoro. RAMIRO

Como yía natural, outubre apaez no calendariu agrícola de San Isidoro, unu de los más guapos del mundu ya paezme que’l mechor del tiempu románicu. Na estampa d’outubre veise a un paisanu echando los l.landes, o seya, las bellotas, a los gochos. Yá anda cerca’l samartín, ya entós hai que fartar bien a los animales, porque la vida de la familia dependerá de las cousas que nos dea’l gochín. Fai falta tener en cuenta que, en tiempos pasaos, los gochos pasaban muitu tiempu fuera ya en campos comunales, onde hubiera humedá abonda, porque nun son quien a sudar, ya tamién cerca de carbachos ya rebol.los.

El gochu yía protagonista de tola hestoria campesina del anu, pero hai outros muitos l.labores que faere, según el sitiu ya l’hábitat. You alcuérdome muitu bien de los trabachos nos val.les altos del Sil.

Por outubre arríncanse patacas, que son muitu importantes pal sustentu de la xente de casa. Agora paeznos imposible entender cómo vivieran los nuesos antepasaos antias de que chegara la pataca dende América. Yera un trabachu duru, pero yera tamién guapa la estampa de las vacas xunidas tirando de los antiguos carros, bien cargaos de patacas pa guardalas ya tenelas en casa tol anu. Gracias a la pataca comía la familia ya engordaban los gochos.

Tamién por outubre yía cuando se recuechen las panochas del maíz, que s’echan al carru. Depués siégase la caña, que se dexa secar. Un trabachu mui importante yera “espanochar”, o seya, quitar las fuechas de la panocha, pero dexando dalgunas d’afuera pa que pudieran enristrase ya colgase nos hurrios ya corredores. Anque agora va perdiéndose, el caráuter festivu del espanochar yera mui grande. You viví aquel.la xuntura de familias p’ayudase, nun ambiente de muita al.legría, que convertía la solidaridá del esfuerzu en momentu de fiesta. Dalguna vez apaecía una panocha con un color escuru, chamada “rei”. Si yera una moza la que descubría tal panocha, entós eso yera un presentimientu de que diba casase ceo. Nel dir apurriendo las panochas, l’apaición del rei aproveitábala tamién el mozu pa dar un abrazu a la moza.

Pero aproveitábase tou: igual que del gochu val dende’l rabu hasta la punta’l focicu, las fuechas que se quitaran de la panocha tamién servían pa faer los xergones, que faían un ruxrux mui prestosu al echase.

Outramiente, outubre foi siempres tamién el mes de dir a las cunxales pa pañar los cuenxos, las nueces. Ya al dir avanzando’l mes, según el tiempu, van pingando las castañas. Chega entós la fiesta de los Santos ya la nieve ponse polos altos. Ya’l ciclu sigue: imparable, redondu ya inevitable. Como la vida mesma.

El mes d’outubre