domingo 05.04.2020

«El surrealismo es una forma de vivir sin el esperpento de la razón»

El artista José de León inaugura en La Baña la producción de su etapa creativa china.
«El surrealismo es una forma de vivir sin el esperpento de la razón»

José de León regresa al mundo de los vivos. Hace dos años presentó en Ármaga un adelanto de la obra que realizó en China. Ahora, se aprovecha de las dimensiones el cazario de La Baña para demostrar la verdadera dimensión de su potencia creativa.

—Esta exposición es el resultado de tu trabajo en China. Háblame de de qué manera te cambió la perspectiva tus meses en el país asiático.

—Efectivamente. Este trabajo que presento en el cazario de La Baña es el que realicé en Pekín entre abril de 2010 y junio de 2012. La manera de interrelacionarme con una cultura tan diferente a la nuestra es, cuanto menos, excitante. Tanto es así que incide directamente en los resortes creativos y somete la imaginación y la supervivencia a cotas muy altas pues si no hablas, tienes que emocionar al personal pintando y el resultado es una creatividad proteica.

—¿Por qué expones ahora en La Cabrera?

—La razón real es porque he contribuido con algunos cuadros que he hecho ex profeso para el cazario. La razón surreal es más profunda y está guiada por el bendito azar. Quizás he venido a esta tierra ignota y maravillosa, apartada del mundanal ruido a depositar por un tiempo las perlas que me inspiraron los dioses de Oriente.

—¿Sigues militando en el surrealismo?

—Pues soy realista en la vida real y surrealista en el trabajo de creador. Como en la misma vida, todo se mezcla, se diluye, aparece y desaparece.El surrealismo es tambien una forma de pensar, de vivir, de concebir el mundo, sin el esperpento diario de la razon y la logica cartesiana.....

—Dime cuándo comenzaste a pintar.

—Comencé a pintar en la escuela, como todos los ninos, ¿no? En mi caso esta tentación adquirió tintes de supervivencia pues ante la vida hostil que tenía a mi alrededor, si no era bueno, incluso el mejor, tenía que engancharme al arado. Es un decir... ya me entiendes. Ahora pinto porque quiero ser santo, para merecer el cielo.... ¡Manda carayo!

—¿En qué momento te diste cuenta de que querías dedicarte a la creación?

— Asumo la creación a traves del oficio de pintor, como un fin en sí mismo, no como una obligacion. No me dedico a la creación sino que la creación es parte de mí, como el propio aliento.

—¿Cómo es tu acto volitivo cuando comienzas un nuevo proyecto?

—Podemos emplear un símil taurino para definir el acto en sí. Es de gran pureza y el torero recibe al toro a porta gayola, arrodillado enfrente de la puerta donde sale la bestia. Y tú estás solo, en la arena caliente, esperando el relampago. Tienes que doblegar al ritmo de la respiracion tornasolada. Son instantes de vida y muerte, de acierto o desacierto. Así se empieza una obra con el lienzo en blanco, sin saber nada, sin querer saber, sólo el instinto y la clarividencia te guian en esos primeros instantes.

—¿Crees que el arte es un fin o un medio para llegar a algo más?

—El arte es un fin en sí mismo. y vaya fin. Quizas para los más místicos, entre los que me incluyo, también es un medio para cantar las alabanzas del creador, pues no olvidemos que somos pequeñas particulas de conciencia (monadas) y que estamos involucradas e interrelacionadas con las demás criaturas del universo, incluso con la estrellita mas lejana, pues de ahí que nuestra composicion química sea la misma.

—Nunca te refieres a la creación contemporánea, a la pléyade de galeristas, curadores, artistas, coleccionistas, etc que forman parte de esta gran empresa. ¿Crees que en cierto modo han adulterado el objeto artístico?

—Si, la verdad es que cada vez camino más en solitario, más alejado del bullicioso mundo del arte y de la gran empresa del arte, como tú bien dices. Y esto es lo que ahora me pide el cuerpo. Será porque vamos madurando y ya tenemos la conciencia despierta, y sabemos que lo único que quedara es la obra, que todo pasa, que todo es politica y sobre todo dinero... Dinero, eso es lo que mueve el arte y el arte es movido por él. Estamos en la era del «monyteismo» (money). ¡Cuantos talentos se estan perdiendo , en esta lucha! Tempus fugit... opera manet.

—¿Cómo te sientes? ¿Crees que se te valora o te sientes abandonado?

—Quien me conoce, me valora. ¡Faltaria mas! Pero me conocen muy pocos en el mundo mundial. A veces me siento abando nado pues no tengo las oportunidades de mostrar mi obra, como me gustaría, y como sería lógico, pues ya es mucho el trabajo acumulado. Pero tengo fé absoluta en que torearemos en las grandes plazas del mundo y, algún día, daremos varias vueltas al ruedo.

«El surrealismo es una forma de vivir sin el esperpento de la razón»
Comentarios