sábado 24.08.2019

Los emparedados de Gordaliza

El Obispado quiere desvelar las letras góticas que, bajo el muro, rodean al caballero .
Los emparedados de Gordaliza

El caballero de Gordaliza del Pino no está solo. Al misterio que rodea su descubrimiento en la iglesia de Santa María de Arbás se suma el hallazgo, en el muro que lo rodea, de una inscripción que narra parte de la historia de esta localidad. Unas letras que el catedrático Vicente García Lobo, de la Universidad de León y experto en paleografía, data en el siglo XV o comienzos del XVI.

«Es una escritura gótica que empezó a utilizarse en la segunda mitad del siglo XV, por lo que podría ser de este siglo o del XVI. En el ambiente rural la escritura era más conservadora y se mantenían más tiempo las formas gráficas», explica.

Esto significaría que la inscripción podría tener relación con la figura del caballero, ya que éste se ha datado en el siglo XVI, pero es una idea que aún debe confirmarse. «Sí, podría haber una conexión», avanza García Lobo.

La inscripción, confirma el catedrático, está realizada en romance y se trata de una crónica histórica. Algo muy habitual en esos siglos, cuando se incluían este tipo de narraciones en los muros.

«Sería una maravilla poder verla por completo», expone.

Y ésa es precisamente la idea del Obispado de León, que después de la restauración de la pintura del caballero, que comenzará en abril y se prolongará durante tres meses, prevé realizar una segunda intervención para levantar el mortero y la pintura del muro y así destapar las letras y, con ellas, su enigma. La cuestión está clara: hace falta dinero, así que habrá que esperar.

«Estas inscripciones vienen a enriquecer lo encontrado en la iglesia de Gordaliza y el interés artístico que tiene. Tanto en escultura como en pintura está entre lo más importante de la diócesis», afirma Máximo Gómez Rascón, responsable de Patrimonio del Obispado.

El descubrimiento de estas pinturas, debido al traslado de un retablo tras el que ocultaban, ha dado aún más valor a un templo en el que hace pocos años se descubrieron unas importantes pinturas del siglo XV, con un espectacular Pantocrátor.

La inscripción sobre el muro cubre todo el paño hacia los lados, confirma José Luis González Santos, el restaurador que realizará la ya próxima intervención en la pintura del caballero. Son unos dos o tres metros de líneas escritas cuyo ‘emparedado’ secreto aún tardará en desvelarse.

Los emparedados de Gordaliza
Comentarios