sábado. 24.09.2022

El Emperador vuelve a escena

El Gobierno tiene en su agenda el teatro leonés, que lleva cerrado desde hace doce años El alcalde mantendrá una reunión con el Inaem sobre el futuro del edificio.
La sala de proyecciones del Emperador. RAMIRO
La sala de proyecciones del Emperador. RAMIRO

verónica viñas | león

Cinema Paradiso fue la última película que proyectó el Emperador. Nadie imaginó entonces que doce años después el emblemático teatro leonés permanecería cerrado. Y lo que es peor, sin plazos para su reapertura.

El cambio de Gobierno abre ahora nuevas expectativas para este edificio erigido en 1949 por los arquitectos Cárdenas y Javier Sanz. Al menos, figura en la agenda del ministro José Guirao, según fuentes del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (Inaem). No hay que olvidar que la compra del inmueble por 4,5 millones de euros fue una iniciativa del presidente Zapatero en 2006 para convertirlo en sede de las Músicas Históricas. Rajoy, en cambio, trató de venderlo sin éxito en dos subastas, por 3,7 y 3,2 millones de euros.

El alcalde, Antonio Silván, espera reunirse con responsables del Inaem, tras posponer la cita que habían fijado para finales de agosto, con el Emperador como único tema. Desde el Inaem aseguran que quieren escuchar primero todas las propuestas sobre el teatro antes de adoptar una decisión. Sin embargo, cualquier plan pasa primero por rehabilitar el edificio, cuyo interior no se ha tocado en décadas.

El arquitecto Peridis, que ha recibido esta semana el Premio Nacional de Restauración de Bienes Culturales 2018, hizo un proyecto de restauración del teatro leonés, tras ganar un concurso ‘cerrado’ con catorce candidatos. Nunca mostró los bocetos, aunque en 2015, cuando vino a León a presentar su novela Esperanto al rey, confesó: «Hice el proyecto básico, no el de ejecución. Era un proyecto muy respetuoso, porque a mí me gustó mucho el teatro como era». Sin dar cifras, aseguró que el presupuesto de la rehabilitación era «muy moderado».

Hace tres años, mientras el edificio salía a subasta, el Inaem encargó una encuesta para averiguar la viabilidad del Emperador. La conclusión a la que llegó es que el mejor uso al que podía destinarse el inmueble es como teatro. El sondeo pretendía despejar si León tiene suficientes espectadores para llenar los espectáculos que programaran el Emperador y el Auditorio. Y el edificio cerrado en 2006 superó los test.

El año pasado la concejala de Cultura, Margarita Torres, se topó con el Exorcista en el Emperador. En realidad, era un viejo cartel de la película. Visitó el teatro para supervisar qué había en el interior y cuál era su estado. Afirmó entonces que se encontraba en «buenas condiciones». En la última década, todos los grupos municipales han reclamado al Gobierno de turno la reapertura del Emperador. Algunos partidos, incluso, han pedido la cesión del edificio al Ayuntamiento. La concejala socialista Evelia Fernández ha denunciado en numerosas ocasiones el abandono del teatro, por temor a que sea «irreversible» y la restauración más cara y compleja.

El Emperador vuelve a escena
Comentarios