miércoles 8/12/21
ANOMALÍAS VERTEBRALES HEREDADAS

La endogamia de la Edad Media llena hoy salas de traumatología

Las malformaciones lumbares y cervicales generadas por estas prácticas en Escalada y los valles de León podrían haber sido heredadas por parte de la población actual.
A la izquierda, Megapófisis transversa bilateral en un varón maduro de Escalada. A la derecha, ausencia del arco vertebral posterior del atlas en un varón de 16 años. (Imagen ampliable)

La aparición de múltiples variantes anatómicas en la columna vertebral de los antiguos pobladores de San Miguel de Escalada, podrían confirmar la existencia de relaciones de parentesco en ellos debido al carácter epigenético y heredable de las mismas. Además, la aparición de estas anomalías vertebrales puede provocar sintomatología clínica diversa, en cervicales y lumbares. Es una de las conclusiones de la tesis de Elena Sánchez García titulada Artrosis vertebral, variantes anatómicas y anomalías raquídeas en poblaciones históricas de Castilla y León que dirige el profesor Luis Caro Dobón. Los investigadores analizaron 79 individuos adultos de la necrópolis de San Miguel de Escalada excavada entre los años 1983-1984, enterrados en la iglesia mozárabe, de los cuales 35 conservaban las regiones lumbares, sacras y coccígeas, y en estos solo 14, el 40%, presentaban hasta 10 variantes anatómicas diferentes. «Identificamos cada región esquelética, teniendo en cuenta la edad y el sexo de los individuos y describimos las variaciones anatómicas encontradas en catorce de esos individuos», destacan. Alguna de estas variantes anatómicas está representada hasta en un 28% de los individuos que preservaban la región lumbar, sacra y/o coccígea, lo que nos conduce a pensar en relaciones de parentesco entre los exhumados de la iglesia mozárabe de San Miguel de Escalada. Una vez que concluya el estudio de los restos de la iglesia románica de Escalada, podrá confirmarse la hipótesis de las relaciones de parentesco entre los antiguos pobladores de esta zona del valle del Esla.

Y es que, según sostienen Caro Dobón y Sánchez García, al   tratarse de variantes anatómicas de la normalidad y tras haberse reconocido la base genética de su aparición en el esqueleto, el conocimiento de las mismas puede ser de gran utilidad en la identificación del individuo en el campo de la Antropología Física y forense, además del interés por su implicación en patologías y sintomatología diversa y en el diagnóstico preoperatorio en clínica actual. «La importancia de este estudio radica en que en unos pocos individuos de la necrópolis aparecen muchas de las variantes que numerosos autores referencian para esta región anatómica», destacan.

El estudio llega a conclusiones similares a las de la investigación realizada por el CSIC en la cueva del Sidrón, en Asturias, donde se analizó un conjunto de restos óseos de neandertales. En el Sidrón se hallaron anomalías congénitas en dos de los tres atlas (primera vértebra cervical) recuperados en la cueva de un grupo de trece, concluyéndose que entre estos habría relaciones de parentesco.

En el caso de Escalada se encontró un caso de agenesia de las articulaciones zigapofisarias inferiores en una primera vértebra lumbar, una espondilólisis en la cuarta vértebra lumbar y dos en la quinta vértebra lumbar (L5), megapófisis transversa bilateral y unilateral en L5, una hemisacralización de L5, tres defectos de fusión del proceso espinoso de la primera vértebra sacra, un caso de espina bífida oculta y cuatro sacralizaciones coccígeas. 

Todo ello demuestra la endogamia y la posible existencia de relaciones de parentesco ?entre los individuos de Escalada. «Pensamos que profundizando en el conocimiento de la variabilidad anatómica humana y caracterizando esta variación en poblaciones históricas, se podría lograr su aplicación en la identificación forense del individuo y de grupos familiares», explican los investigadores, que añaden que para avanzar en la investigación se hace necesaria la caracterización de las poblaciones históricas.   La investigación hace plantearse a los investigadores la hipótesis de relaciones de parentesco entre los antiguos pobladores de esta zona del valle del Esla. La confirmación de este hallazgo tan particular, quedará revelado cuando finalice el estudio de los restos enterrados en la iglesia románica del mismo enclave, y podremos concluir el grado de endogamia existente en esta población leonesa.

La endogamia de la Edad Media llena hoy salas de traumatología
Comentarios