martes 24/5/22

La ermita de Villaverde de Arriba recupera su belleza

La capilla de Garrafe de Torío ha sido objeto de una rehabilitación integral El ILC aporta 132.215 euros
                      En los trabajos destaca la nueva cubierta, que sigue como modelo la armadura de la sala capitular del Hostal de San Marcos de León. DL
En los trabajos destaca la nueva cubierta, que sigue como modelo la armadura de la sala capitular del Hostal de San Marcos de León. DL

La ermita de Villaverde de Arriba, en el municipio de Garrafe de Torío, ha sido objeto de una rehabilitación integral que ha salvado el edificio de la ruina y que lo ha acondicionado completamente para su uso como centro social y cultural. El presupuesto de estos trabajos, muy laboriosos por el estado en el que se encontraba el inmueble, ha ascendido a 146.906 euros, de los cuales el Instituto Leonés de Cultura de la Diputación provincial aportó 132.215 euros de acuerdo con una subvención concedida en 2018. El coordinador de Proyectos y Actividades del ILC, Emilio Gancedo; junto al alcalde de Garrafe, Miguel Flecha; y el director del Centro de los Oficios de León, Alberto Díaz, presentaron ayer in situ los detalles de esta intervención.

Los trabajos han consistido en la limpieza y preparación de los muros existentes; la reposición y ejecución de muros de mampostería, regularizándose su coronación para servir de apoyo a la estructura de madera; el rejuntado de fábrica interior y exterior de muros perimetrales con mortero de cemento; y la colocación de una ménsula plana de piedra para el apoyo de la estructura de cubierta.

Pero, por encima de todo, ha destacado la ejecución e instalación de una nueva cubierta de madera cuya estructura ha sido construida según los principios de la carpintería de lo blanco siguiendo como modelo la armadura (o alfarje) de la sala capitular del Hostal de San Marcos de León, de la segunda mitad del siglo XVI, un trabajo de gran maestría que ha corrido a cargo de la Escuela de los Oficios del Ayuntamiento de León.

La cubierta, realizada en tabla de madera de abeto, va machihembrada y lleva lámina impermeabilizante y cobertura de teja cerámica mixta. También se construyó una nueva espadaña, a base de ladrillo, que recrea la original, y se colocó pavimento a base de plaquetas cerámicas antideslizantes.

El objetivo de la obra, tal y como se puso de manifiesto durante el acto de inauguración, consistió en prevenir la pérdida irreversible del templo, ya que, debido a su deficiente estado de conservación, se encontraba en estado de colapso y amenazaba con una pérdida irreversible. No tenía cubierta y los restos de muro que permanecían en pie presentaban grave riesgo de derrumbe.

La ermita de Villaverde de Arriba recupera su belleza
Comentarios