lunes. 28.11.2022
Coque Malla

«Es pronto para saber qué hemos aprendido»

Un ilustre del rock llegará mañana al León Solo Música. El madrileño, polifacético artista pero cada vez más músico, ofrece en formato dúo una oportunidad circunstancial de apreciar al detalle su interesante evolución musical.
Coque Malla llega mañana a León dentro de la Gira Imposible, en la que junto a su pianista David Lads ofrece conciertos en tono acústico con grandes temas. DL

Andaba hace nada (según se mire) Coque Malla (Madrid, 1969) con su éxito Un lazo rojo, un agujero como brillante incursión funk llenapistas, cuando se desmontó todo. ¿Revolución Tour?, nombre de su gira, quedó en suspense, pero rápido de reflejos surgió la Gira Imposible, que es la que le trae a León al gran evento de este fin de semana: León Solo Música, que comienza hoy, pero que cuenta mañana con Malla junto a Shinova, otro grupo español en gran estado de forma.

La primera buena noticia que genera quien daba la cara y la voz en Los Ronaldos es que para pillarle hay que echarle un lazo. Porque estos días hace lo que le gusta: carretera y conciertos. Y para encontrarle hay que esperar a un momento en el que llega a un hotel de Aranda de Duero, donde tocó ayer. Así, aunque con los años da la sensación de que le ha cogido más el gustillo al trabajo de estudio y composición, él lo desmiente: «Me gusta componer, pero cuando realmente disfruto es en el escenario», dice y recuerda cómo, la pasada jornada, vivió un concierto «increíble».

Imposible, increíble... Estamos estos días surtidos de estos términos, que llevan a la pregunta de qué se aprenderá de todo lo nuevo que está pasando: «No sé si estoy aprendiendo algo. Tendremos que procesar todo esto en algún momento y veremos. Es pronto para saber qué hemos aprendido. Pero que estamos haciendo un esfuerzo heroico, todos, sí», reflexiona Malla.

Sea lo que sea, razones para seguir la música del madrileño hay de sobra, incluso para los que no le hayan prestado mucha atención o se hayan quedado en su momento de más fama mediática, que algo de eso hubo. Porque incluso en aquellas canciones que aún suenan con la rebeldía de Los Ronaldos, ya estaba Sabor salado, gran tema a rescatar. Y si hay un Goya por la canción de Campeones, o el reconocimiento total por No puedo vivir sin ti, que casi hay que tomárselo como el último gran éxito del pop español tal y como se entendían estas cosas, es más que recomendable poner las orejas en canciones como La señal o At the movies, en donde aparece un Malla compositor que consigue lo que casi nadie logra, como es pescar creativamente en lugares poco familiares, en este caso colindantes con el cine y la imagen. Retahíla, en definitiva, que sirve para confirmar su crecimiento como músico: «Me resulta difícil analizarme. Cuando convives con alguien o algo, es difícil detectar ese crecimiento, o simplemente los cambios si los hay. No hago discos o canciones diferentes con el objetivo de que lo sean», afirma. Las pruebas de la evolución de Coque Malla se reflejan precisamente en eso: en un vuelo creativo ascendente que, mirando atrás, y sumado a que comenzó de adolescente, lo acreditan como uno de los músicos más sólidos de la escena española. Y eso que, como él explica, lo que le mueve es el espectáculo, el contacto. Coque Malla no tiene el miedo escénico, además, porque hay ese origen familiar que le marcó.

«Es pronto para saber qué hemos aprendido»
Comentarios