martes 26/10/21

A escena la opresión patriarcal

El Auditorio acoge esta tarde la representación de la última obra de teatro que escribió Federico García Lorca antes de ser asesinado: ‘La Casa de Bernarda Alba’
                      Imagen de una de las escenas del montaje de ‘La Casa de Bernarda Alba’. MARCOS G.
Imagen de una de las escenas del montaje de ‘La Casa de Bernarda Alba’. MARCOS G.

Lugar: Auditorio Ciudad de León.

Hora: 20.30

Entrada: 23 euros

El Auditorio Ciudad de León recibe esta tarde la obra teatral culmen del poeta Federico García Lorca. El montaje clásico de su última tragedia, La Casa de Bernarda Alba, llega a León con las actuaciones de Consuelo Trujillo, Rosario Pardo, Maria Dolores Gavasa, Ana Fernández, Marina Salas o Ruth Gabriel. La función, que comenzará a las 20.30 horas, se enmarca dentro de la programación trimestral de la Concejalía de Acción y Promoción Cultural del Ayuntamiento de León.

Como toda obra clásica es nacida en un pasado muy cercano,

va creciendo para ofrecer facetas diferentes al compás de los cambios de la sociedad. Se plantea ante el espectador de hoy este «drama de mujeres de los pueblos de España» pues incide en la posición de la mujer en la sociedad con sus techos de cristal,

diferencias salariales y su indefensión física ante la violencia provenga de donde provenga. Y

es que Bernarda ocupa sin ser consciente o siéndolo demasiado, el papel de la autoridad, del manejo del poder económico y la representación del orden establecido ante sus hijas.

El montaje, de 90 minutos de duración, cuenta con la dirección de José Carlos Plaza y ayuda a contagiar el espíritu lorquiano con el que se escribió la obra y la genial «carpintería teatral» del escritor granadino es la razón que explica que una tragedia de semejante calibre no caiga

como una losa sobre los espectadores. Más bien al contrario, el

enorme ritmo interno de la obra

transcurre «como una inyección

lenta» de la que no tomas cuenta.

En la medida de lo posible se ha

respetado la voluntad del autor

de ambientar la historia como un documental fotográfico, donde el atrezo es sobrio y se concentra en torno a una chimenea y una reja, único elemento a través del que las enclaustradas hijas de Alba pueden comunicarse con el exterior.

A escena la opresión patriarcal
Comentarios