viernes 13.12.2019

Escenarios sin ceguera alvioleta

Marifé Santiago presenta la propuesta de Clásicas y Modernas de una Red de Ciudades Europeas por la Igualdad

Sólo el 7% de las películas son dirigidas por mujeres. El 84% de las direcciones teatrales son masculinas. Los centros culturales dirigidos por mujeres reciben un 25% menos de ayudas públicas. Las cifras y los testimonios de la desigualdad en la cultura desfilaron ayer por la sala Berlanga de Madrid como una representación cruda de la realidad en el encuentro internacional ¿Es una quimera la igualdad hombres-mujeres en las artes? organizado por la asociación para la igualdad de género en la cultura Clásicas y Modernas, la Fundación Sgae y la Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales.

«Hay una discriminación estructural enorme. Y se reproduce en la pirámide de la cultura: hay una base enorme de público femenino y lectoras, en los estadíos intermedios hay algunas y en la cima, sólo hombres y apenas un 15% de mujeres y no vemos progreso», afirma la escritora y periodista cultural Laura Freixas.

Ni la llegada de la democracia, ni el acceso a la educación superior —desde los años 90 ya hay más mujeres licenciadas que hombres— ni las leyes de igualdad han cambiado la situación. «Es falso que sea cuestión de tiempo, el artículo 26 de la Ley de Igualdad se debería aplicar a la programación de entes públicos pero la igualdad no está ni se la espera así que hay que actuar», subraya la presidenta de Clásicas y Modernas. «En la cultura hay ceguera alvioleta, estamos ahí pero no nos ven», añade.

El encuentro, coordinado por la escritora y directora escénica Margarita Borja, aborda la realidad y las propuestas para propiciar escenarios en igualdad.

La escritora Marifé Santiago Bolaños presenta hoy la propuesta de Clásicas y Modernas para impulsar la Red Europea de Ciudades por la Igualdad en la Cultura «con el ejemplo de la asociación francesa Hombres-Mujeres que han puesto en marcha las «Temporadas de Igualdad en las Artes Escénicas, comprometiendo a instituciones y gestores culturales».

Escenarios sin ceguera alvioleta