miércoles 30/9/20
Patrimonio

Las estatuas de la Catedral de León no tienen destino

■ unta y Cabildo no llegan a un acuerdo sobre la ubicación final de las 23 esculturas góticas ■ Tras un fallido intento encargan las réplicas a otra empresa
En la fachada de la Catedral solo queda la estatua de la Virgen Blanca, una réplica realizada en los 50 por Seoane. FERNANDO OTERO

Las 23 esculturas del pórtico de la Catedral de León, apeadas hace once años y trasladas al claustro por su delicado estado de conservación, siguen sin encontrar una ubicación definitiva. La diferencia de criterio entre la Junta de Castilla y León y el Cabildo mantiene las estatuas en el ‘limbo’. Restauradas en 2015, son obra de diferentes maestros y épocas (entre los años 1280 y 1458). Depositadas de forma provisional en el claustro en 2009, donde no reciben de lleno el viento y la lluvia, como en el pórtico, tampoco están a salvo de los rigores del invierno leonés.

Mientras la Junta ha defendido su traslado a la antigua capilla de Santa Catalina —la llamada Sala de Piedra—, en el Museo de la Catedral, el Cabildo, que alega que no hay espacio disponible, quiere alojarlas en las capillas de la girola, porque considera que es un «hábitat» más idóneo.

Otra cuestión sin resolver es la colocación de réplicas en la fachada principal, junto a la de la Virgen Blanca, realizada en los años 50 por Seoane. La Consejería de Cultura dejó claro que, tras asumir el coste de la restauración de las esculturas, «es al Cabildo a quien corresponde llevar a cabo los primeros trabajos de elaboración de réplicas». El profeta Simeón fue utilizado el año pasado como ‘conejillo de indias’. El anciano Simeón se hallaba originalmente en la portada de San Francisco, entre la reina de Saba y la Sibila Eritrea, y data de los años 1290-1295. Tras el escaneado en alta resolución de esta estatua, una empresa madrileña llevó a cabo pruebas para averiguar si era factible hacer una copia exacta. Los resultados no han sido del todo satisfactorios, así que el Cabildo ha decidido probar suerte con otra empresa. Apear los santos del pórtico, trasladarlos al claustro y restaurarlos costó en su día más de 255.000 euros.

Como se ha comprobado, la Junta no tenía un plan B cuando tomó la decisión de retirar las estatuas del pórtico. Hacer duplicados no será barato. Hace cuatro años el Cabildo calculó que costarían alrededor de 575.000 euros. Entonces se estimó que el pórtico de la Catedral tardaría más de una década en recuperar sus santos. Siendo optimistas, pensaban que la fachada volvería a estar ‘habitada’ en 2027. De momento, ni se ha resuelto el destino definitivo de las estatuas originales ni se ha encontrado quién fabrique los duplicados.

Las estatuas de la Catedral de León no tienen destino