sábado 24.08.2019

Frances Miralles publica ‘La biblioteca de la Luna’

La doctora en Física Cuántica Sonia Fernández-Vidal y el escritor y periodista Francesc Miralles. DL.
La doctora en Física Cuántica Sonia Fernández-Vidal y el escritor y periodista Francesc Miralles. DL.

El protagonista de La biblioteca de la Luna (Espasa) se llama Verne, pero no es un narrador de ciencia ficción, sino un solitario experto en letras y tarotista on-line que llora por no haberle confesado al amor de su vida su amor. Esta es la premisa de la que parte el nuevo libro de Francesc Miralles (Barcelona, 1968), uno de los escritores españoles más internacionales, gracias a obras como Ikigai, traducida a 48 idiomas y con millón y medio de ejemplares vendidos en todo el mundo.


En el cincuenta aniversario de la llegada del hombre a la Luna, Miralles se ha inspirado en el satélite para contar una historia de aislamiento, pero también de esperanza. «La soledad afecta a las personas sensibles y con un grado de humanidad alto. Eso hace difícil que puedan encajar en determinados entornos, como le ocurre a Verne, que no se siente feliz ni en el trabajo ni en su ciudad», cuenta el autor.

 

Para encontrar un lugar que le proporcione nuevas perspectivas, el protagonista de la novela piensa en la Luna, en un momento en el que el satélite ya ha sido colonizado por el hombre, algo que no parece tan lejano en la realidad. «Todo lo que cuento es posible que ocurra casi inmediatamente. Las agencias espaciales estudian volver a la Luna en pocos años y hay planes para instalar hoteles allí de la mano de millonarios como Richard Branson, pero sólo podrán hacer estos viajes de cuatro o cinco días quienes tengan mucho dinero, claro», explica el escritor.

 

Aunque la Luna es el escenario de su novela, Miralles la desmitifica. «Es sólo un pedrisco que está muerto, una bola de polvo con temperaturas extremas. Marte es mucho más vivible y yo preferiría que se destruyera la Luna antes que el Amazonas». Pero sí es un buen lugar para ubicar a Verne, que encontrará en el satélite una manera de acercarse a su amada Moira, ingeniera de telecomunicaciones destinada en el satélite, y un trabajo que por fin responderá a sus inquietudes: bibliotecario de las grandes obras de la historia, trasladadas a la Luna después de que los libros impresos se prohibieran en la Tierra para evitar la deforestación.

Frances Miralles publica ‘La biblioteca de la Luna’