miércoles 13.11.2019

La Fundación Ángela Merayo ve la luz en Santibáñez del Porma

La artista prepara su próxima exposición en Bembibre entusiasmada con el nuevo proyecto.
La Fundación Ángela Merayo ve la luz en Santibáñez del Porma

Lo llaman el Preseminario de Santibáñez de Porma. Es un viejo caserón cercano al río y perteneciente en tiempos al Obispado de León, en el que velaban sus primeras amas sacerdotales, muchachos que buscaban la vocación sacerdotal. Incluso cuentan que la autoridad eclesiástica tenía aquí derechos ancestrales sobre la pesca en el río Porma.

Pues bien, este es el lugar elegido por una gran artista berciana, después de un largo exilio en Cataluña, para instalar su fundación.

La Fundación Ángela Merayo, que muy pronto estará en marcha, se suma a la cercana institución cultural de Cerezales y a la ruta de los monasterios de las Tierras de León. «Intento —cuenta Ángela Merayo— crear una espacio que pueda recoger una amplia selección de mi obras y que, a la vez, sea una institución viva en la que se realicen exposiciones y cualquier otra actividad cultural. Pero además pretendo tener algún apartamento para que los artistas que participen en las actividades de la Fundación puedan vivir y trabajar durante tres o cuatro meses para dedicarse a la creación intensamente».

Podría pensarse, conociendo lo profundamente que los bercianos sienten su tierra, que Ángela Merayo podría haber creado este centro en El Bierzo, pero la pintora tiene razones para haberse instalado a orillas del Porma. «Primero tenía que encontrar un edificio con ciertas características arquitectónicas, que estuviese integrado en el paisaje, que inspirara de alguna manera y que fuera lo suficientemente espacioso», asegura. «Luego pretendía que el lugar también tuviera una buena ubicación. En este caso está al lado de la montaña, cerca de muchos monumentos de gran interés y de la capital y en un sitio que es tranquilo para trabajar». Ángela Merayo está entusiasmada con su flamante fundación, «aunque hasta este momento solamente hemos arreglado una pequeña parte, justo lo suficiente para tener una cocina y unas habitaciones para vivir, lo que ya hemos hecho durante este verano. Quiero que esta fundación se implique en la cultura leonesa y que sea un importante lugar de encuentro». Un proyecto importante, sin duda alguna, pero la noticia de Ángela Merayo en este momento es la exposición que está preparando para ser inaugurada durante las fiestas del Cristo de Bembibre, el próximo día siete de septiembre y que tendrá como referencia a la música. La artista berciana ha estudiado en profundidad las creaciones de los maestros de romanticismo, y ha hecho alguna concesión al barroco, especialmente a la obra de Vivaldi.

La atmósfera musical, el timbre y el color de las notas de las antiguas melodías, se revitalizan y vibran con fuerza en las pinceladas de Ángela Merayo. «Cuando la gente habla de música también habla de color, estas obras dan forma a «mi» color, el color de la música que yo siento. Claro que igual que yo interpreto las notas musicales con total libertad, aquellos que se enfrenten a mis cuadros, pueden interpretarlos y sentirlos a la manera de cada uno».

La Fundación Ángela Merayo ve la luz en Santibáñez del Porma