sábado 27/2/21

El galeón varado en la iglesia desde hace 450 años

La maqueta del barco que preserva la iglesia. RAMIRO

Un barco ha sobrevolado durante siglos a la feligresía de la iglesia del Mercado. Se trata de un buque de guerra de un metro de envergadura que don Gerónimo, señor de Irián y padre del célebre Conde Rebolledo —con capilla mortuoria propia en la Catedral de León—, se trajo como recuerdo a su regreso de la batalla de Lepanto en 1571. Donó el navío a la iglesia en la que fue bautizado, a modo de exvoto, en agradecimiento por haber vuelto de una pieza, aunque fue levemente herido en el combate naval que enfrentó a la armada española con la otomana en aguas del mar Jónico. La maqueta, suspendida del techo de la torre, a unos siete metros de altura, no se había tocado en décadas. Supuestamente se habrían ido renovando algunas piezas desde que Gerónimo Rebolledo la regaló en el siglo XVI a la iglesia, aunque no hay pruebas de ello. «Manuel Fláker, párroco de la iglesia, logró su restauración hace un año. Fláker tuvo que enviar la maqueta a Barcelona para reparar los aparejos, velamen y arboladura de un galeón que lleva cinco siglos en dique seco. Un taller de Burgos construyó una vitrina a media en la que se muestra ahora la nave, a la entrada de la iglesia. La restauración del barco ha costado 3.000 euros, que se han sufragado con donativos de particulares. «Mi obligación es cuidar del patrimonio de una parroquia de 900 años», dice el párroco. El galeón, con 48 cañoneras reproducidas a escala, tiene grabado a babor la palabra Lepanto; y, a estribor, Rebolledo.

El galeón varado en la iglesia desde hace 450 años
Comentarios