lunes 29/11/21

García-Alix afronta tiempo y sombra en su nuevo reto

El fotógrafo leonés alumbra una exposición con el artista plástico Ángel Haro en el Museo Lázaro Galdiano
                      García-Alix. JESÚS F. SALVADORES
García-Alix. JESÚS F. SALVADORES

EL Museo Lázaro Galdiano acoge una exposición firmada por el fotógrafo leonés Alberto García-Álix y el artista plástico Ángel Haro, dos creadores procedentes de universos creativos diametralmente opuestos, que han alumbrado una serie de piezas con el tema común del tiempo y la sombra.

Tiempo y sombra, comisariada por Begoña Torres, directora del museo, es un proyecto inédito que se podrá ver en el museo desde hoy y hasta de 2022.

La exposición es un diálogo que confronta los universos creativos de ambos artistas, con piezas que combinan distintas disciplinas: escultura, fotografía, pintura o vídeo.

La idea del proyecto nació en 2004, en una conversación entre ambos creadores una noche de invierno en París. Las obras, según Haro, nacen de la necesidad de «volver a pasar tiempo frente a las sombras».

Según la comisaria, con esta propuesta, ambos creadores «son capaces de adentrarse en un terreno que tiene mucho de inexplorado y de búsqueda personal y de tensión dialéctica».

El proyecto es a su juicio, una «correspondencia estimulante» y una apuesta «muy valiente» entre dos creadores.

Entre las piezas que han creado ambos artistas se encuentra una instalación, esculturas y varios collage que combinan técnicas como la fotografía digital con el dibujo de tinta sobre papel.

No se trata de una confrontación, no es un combate o un duelo, es un «cara a cara» que genera una intensa y genial complicidad, en la que cada uno cuenta con su propia voz. Aun trabajando desde naturalezas que pueden parecer opuestas y a pesar de ser plenamente conscientes del carácter necesariamente incompleto y solitario de la experiencia creadora, ambos están dispuestos a explorar caminos que no muchos más se atreven a transitar.

Con el tiempo y la sombra como motivo central, como soporte de su propuesta, son capaces de adentrarse en un terreno que tiene mucho de inexplorado y de búsqueda personal, de tensión dialéctica entre temas tan fascinantes como el doble y el espejo, la realidad y la ficción, el «otro» y el «yo», la noche y el sueño, la ilusión y el engaño, la memoria y lo inasible, en un juego constante entre diversas iconografías y lenguajes que se entrecruzan y yuxtaponen.

García-Alix afronta tiempo y sombra en su nuevo reto
Comentarios