martes 7/12/21

La Generalitat dictará en siete días el valor del claustro de Palamós

En la comisión que decidirá no hay ningún experto en arte románico de la meseta.
Imagen del montaje del claustro en la finca de Mas del Vent.

El consejero de Cultura de La Generalitat, Ferrán Mascarell, firmará un dictamen acerca de la autenticidad del claustro de Palamós —con toda seguridad antes del 1 de agosto— tras escuchar la opinión de una comisión en la que no hay ni un solo experto en arte medieval de la meseta. En concreto, el grupo en cuyas manos está la protección de las galerías claustrales de la finca de Mas del Vent está formado por el jefe de arqueología de la Generalitat, el arqueólogo territorial de Gerona, un historiador del arte del MNAC, un restaurador del Centro de referencia de la Generalitat, un miembro del Instituto Histórico Español y dos geólogos.

Sin embargo, y según las noticias aparecidas en los medios de comunicación en la última semana, la decisión ya estaría tomada y no iría en la dirección de proteger el claustro redescubierto por el profesor leonés Gerardo Boto. En concreto, el arquitecto José Miguel Merino de Cáceres revelaba la semana pasada que el director de Patrimonio de Madrid, Alfonso Muñoz, le había comunicado que los técnicos se decantarían por su argumentación, siempre contraria a las tesis defendidas por los expertos en arte medieval. Entre las razones que llevan al arquitecto a defender la tesis de la supuesta ‘contemporaneidad’ del claustro destaca la ausencia de información sobre el claustro en los catálogos monumentales, la impecable factura de la obra en los años treinta y su rápido deterioro en el último siglo, la mezcla iconográfica de los capiteles y las «perfectas» medidas de la galería.

Es decir, lo que aparentemente se va a dilucidar en los próximos días no es tanto si el conjunto de Palamós tiene la suficiente calidad como para ser protegido sino quién tiene la autoridad del discurso. Parte de los actores implicados en toda esta trama se preguntan, por ejemplo, por qué la Junta de Castilla y León no ha solicitado que un experto en románico de la meseta forme parte de la comisión y sugieren que si hubiera sido al revés, la historia se escribiría de otra manera.

Y es que nadie duda, por ejemplo, de la bondad de protección del pabellón alemán que Mies Van der Rohe proyecto para la Exposición Universal de 1929 que fue desmantelado un año después y que se reconstruyó hace veinte años. Lo mismo podría decirse de El Pueblo Español o de muchos tesoros romanos que no son sino copias de obras de artistas griegos.

¿Qué pesa más la cantidad o la calidad de quienes deciden? Y es que no se puede olvidar que el presidente de la Fundación Santa María la Real, José María Pérez ‘Peridis’, así como el propio Gerardo Boto se han manifestado a favor del incuestionable valor de las galerías claustrales. La disyuntiva se resolverá antes de agosto, si bien todo parece indicar que la paz regresará a la finca de Más del Vent, propiedad de la familia suiza Engelhorn.

La Generalitat dictará en siete días el valor del claustro de Palamós
Comentarios