miércoles. 01.02.2023

Desde hace 17 años, Arturo Pérez-Reverte mantiene una cita con los lectores en esos artículos que publica cada domingo y que reflejan su «visión del mundo». En ellos critica con frecuencia a los políticos de turno, pero también a los ciudadanos que actúan como «cómplices pasivos» y «no reaccionan ante nada».

«Todos somos cómplices de los canallas que nos manipulan y lo somos por incultura, por comodidad y por esa falta de reacción», afirma Pérez-Reverte en una entrevista en la que habla de su nuevo libro de artículos, Cuando éramos honrados mercenarios , que reúne los publicados de 2005 a 2009 en la revista XLSemanal .

Ese encuentro fue el mismo en el que el escritor desgranó las claves de su próxima novela, El asedio , que Alfaguara publicará el 3 de marzo. Un libro, decía Pérez Reverte, en el que ha volcado todo lo que ha aprendido hasta ahora y que es «el botín final» de sus veinte años de escritor.

Su labor como articulista ha sido recogida por Alfaguara en los libros Patente de corso, Con ánimo de ofender, No me cogeréis vivo y, ahora, en Cuando éramos honrados mercenarios , títulos, comenta su autor, que «son muy significativos» y que «resumen perfectamente el espíritu» que los ilumina.

«Es mi visión del mundo. Cualquier lector de mis novelas, al leer estos artículos, comprende de dónde viene el material con el que las nutro», asegura Pérez-Reverte, autor de una extensa obra narrativa jalonada de éxitos y traducida a 35 idiomas.

En esa cita semanal, el autor de El club Dumas, La tabla de Flandes o La Reina del Sur ha ido creando «un personaje» que cultiva y que mima, y que le permite «decir atrocidades» que en su vida normal no dice ni «tendría por qué». «El Arturo Pérez-Reverte gruñón, que critica a todo el mundo, es un personaje. Yo no soy así», deja claro el escritor, que se toma sus artículos como «un desahogo semanal.

González Sinde asegura que los derechos de los internautas no peligran
Comentarios