jueves. 30.06.2022

El gran fulgor de Kike y Rafaria

El Cometa Errante muestra hoy en El Albéitar un recorrido musical de 25 años
                      Rafa Hernández y Enrique Jiménez, durante un concierto de El Cometa Errante. DL
Rafa Hernández y Enrique Jiménez, durante un concierto de El Cometa Errante. DL

Lo que suene hoy en el Teatro El Albéitar en el tiempo que dura un concierto (desde las 20.30 horas) son en realidad 25 años de El Cometa Errante y mucho más tiempo de ensayo y sabiduría musical a cargo de Kike Cardiaco y Rafaria, esto es Enrique Jiménez y Rafael Hernández. El tiempo y las circunstancias vitales hicieron Guadiana de esta banda y las mismas coyunturas hacen ahora que gocen de una mayor continuidad, eso sí a su estilo y ritmo.

Dice Santi Alcanda, una de las grandes autoridades que hay en España sobre la belleza de las canciones, algunas de las cosas que mejor les definen. Y resulta un relato definitivo. De esos que para sí quisieran otros de más relumbrón. «Todo es rock and roll aquí, pero hay country, hay blues, hay bossa, hay tex mex, hay pasacalles, eco napolitano o Contiano ¿? De Paolo Conte?. El Cometa Errante es un invento ibérico universal sin fronteras ni para los oídos ni para la inspiración. ¿A dónde nos puede llevar una pieza instrumental elocuente como El confinao desconfiao del código postal 41003, donde se congregan sensaciones y ecos diversos? De donde viene La lluvia del ayer…», remarca Alcanda.

El caso es que venga de dónde venga, a este cometa aún le queda viaje y ahora es el momento de pasar por El Albéitar. Será un buen capítulo para una buena historia, que, como dice Kike Cardiaco, comienza así: «1997. Reunión en calle La Sal 1, 2º izquierda. Por primera vez le presento el proyecto a Rafa Hernández. Después de su participación en la grabación del elepé de Deicidas, Epístolas, su manera de tocar me había gustado especialmente. Tras varias semanas de ensayos, durante varios fines de semana de ese año grabamos en Madrid, en Montepríncipe con Carlos Suárez, lo que sería nuestro primer trabajo público y publicado. El cometa Hale-Bop que ese verano atravesó nuestros cielos es responsable de nuestra marca. La presentación del disco en la palloza de Balboa se trasformó en una fiesta colectiva», rescata.

Luego llegan conciertos y cierta continuidad. Pero «a partir del 2000 distintos motivos, fundamentalmente laborales, alejan al Cometa de la órbita musical. Rafa se traslada a Ponferrada y por mi parte la asunción de algunas responsabilidades en la Escuela municipal de música me mantienen a tiempo completo», matiza.

2018 es un año clave con la presencia de José Antonio Gómez, AR de conocido prestigio. Luego llega Warner, después Selenitas y entre medias este Encuentro con los Cardiacos.

«El trabajo de un verano entero. Las canciones de Cardiacos que Rafaria tocaba y con las que se fue formando como guitarrista. Estamos por tanto ante la selección hecha por un fan. Nuestra diferencia de edad es de 14 años, de modo que en los primeros bolos de Cardiacos Rafa estaba en las primeras filas. El disco recoge varias composiciones inéditas del Cometa, Lo posible y lo imposible, sobre el texto de Cervantes, La nube de Hormigón o Who sorry now?», relata Jiménez.

Y él mismo se planta en 2022. Así llega ¡Tocad el cielo!. «Ya sin Warner, y estrenando nuevo sello discográfico: Selenitas Sociedad Utópica, presentan esta recopilación de canciones con reelaboración, en modo chill-out, de algún tema de los Cardiacos que nos quedaba en el tintero y cuatro nuevas piezas. Tocad el cielo, refleja una observación sobre el paso de los peregrinos por León, el instrumental Pasodoble del confinao desconfiao del código postal 41003. Y Escenas de lo vivido, 69 y 70. La grabación la realizamos entre cuarentenas». Ahora toca abrir las puertas.

El gran fulgor de Kike y Rafaria
Comentarios