martes 15/6/21
Julián López, obispo de león

«Hablar de Grial es más de leyenda que de investigadores»

Germán Gavela, el obispo de León, Roberto Núñez y Cristina Fanjul
Germán Gavela, el obispo de León, Roberto Núñez y Cristina Fanjul

El obispo de León, Julián López, sería un excelente diplomático. Esquiva sin alterar el tono las preguntas incómodas. Sobre el Santo Grial, que ayer recibía la visita de la segunda ministra en menos de un mes, Julián López afirmó que «el cáliz de Doña Urraca es una joya única. Que sea el cáliz usado por Jesucristo en la Última Cena es otra cuestión». Aclaró que, hasta el ensayo de Margarita Torres y José Miguel Ortega, Los reyes del Grial, «no había ningún documento señalando que el cáliz era esa reliquia». Sin embargo, en su opinión, «algún motivo tuvo Doña Urraca para usar sus joyas para revertir con ellas la copa».

Investigar sobre el Grial para el máximo jerarca de la Iglesia en León es «un tema que pertenece a los historiadores». «Me parece muy interesante el trabajo de Torres», dijo, pero puntualizó que «de todo cáliz que se usa en la misa se puede decir que es el del Señor». También alabó las fuertes medidas de seguridad con que se exhibe al público. «En los trece años que llevo en León sólo lo he usado una vez, y me produjo una gran emoción». Recordó que en 1964 vino a León al Congreso Eucarístico, cuyo cartel era, precisamente, el cáliz de Doña Urraca.

Aclaró que no se refería a esta copa como el Santo Grial porque no le parece «un término feliz». El Santo Grial —considera— pertenece más al ámbito de las leyendas de templarios que al de la investigación. «Como obispo tengo que ir a la raíz de las cosas, más allá de la leyenda». «Como joya debe ser mostrada y venerada». Abogó por la búsqueda de nuevas pruebas que documenten los 400 años de ‘vacío’ documental que existen sobre el cáliz, los primeros del cristianismo. En ese caso, el cáliz podría ser declarado reliquia.

Museo de Semana Santa

Sobre el futuro Museo de la Semana Santa defendió su creación y explicó que también la Iglesia contribuye. «Tenemos invertidos de once a doce millones de euros, que es lo que valdría esa parte del Seminario. El piso último está destinado a apartamentos, con una gran demanda». Pese a que la Iglesia podría sacar más rédito, «creemos, por lo que representa la Semana Santa, que merecía la pena poner ese edificio».

Ante la posibilidad de que tras las elecciones el museo se volatilice, el obispo afirmó que tiene confianza en que las instituciones asuman el papel que les corresponde. «Estoy convencido de que la Semana Santa saldrá ganando». En cuanto al contenido del museo, aclaró que «una cosa es la imagen de culto, como el Cristo de los Balderas, y otra las imágenes expositivas, que son imágenes teatrales que escenifican la Pasión. También se pueden mostrar las túnicas de las cofradías, documentos, insignias... Espero que colaboren todas las cofradías generosamente». Ante la saturación del Museo Diocesano no descartó que algunas piezas de la Catedral, «que está a tope», puedan pasar al Museo de la Semana Santa.

No criticó el ‘desmarque’ de la Junta desde hace dos años de los convenios que, junto al Obispado y la Diputación, permitían restaurar bienes muebles e inmuebles de la diócesis de León. De este convenio, ahora sólo entre Obispado y la Diputación, el año pasado se beneficiaron 54 templos leoneses.

Sin solución

Julián López afirmó que hoy por hoy «no se sabe qué solución dar» a las 23 esculturas apeadas hace seis años del pórtico de la Catedral y trasladadas al claustro. «El Cabildo se somete a los dictados de Patrimonio. Se necesitan estudios previos que no se han hecho». Sobre la posibilidad de colocar réplicas en lugar de las originales afirmó: «Me consta el interés del Cabildo, que, por ejemplo, está empeñado en la restauración de las vidrieras, que es el santo y seña de la Catedral».

El obispo dio algunas cifras sobre la crisis de vocaciones y cómo párrocos cada vez más envejecidos se ven obligados a asumir cada vez más parroquias. «La media de edad de los 280 sacerdotes de León es de 70 años Sólo 165 están en activo y hay 775 parroquias».

Reconoció que la crisis había desbordado a Cáritas, que en el último año había tenido más de 1.800 intervenciones, la mayoría atendiendo a leoneses cuando antes preferentemente quienes solicitaban ayuda eran inmigrantes. Sobre conflictos como el que sufren los trabajadores de la minería o de Everest aseguró que «el Obispado sólo puede escucharles».

No quiso criticar al Gobierno por dejar en manos de organizaciones como Cáritas parcelas que le correspondería asumir al Estado. «La Iglesia sólo puede recordar derechos, pero no ponerse en línea de exigencia».

Sobre los nuevos partidos surgidos por la indignación ciudadana ante la corrupción, López dijo: «No nos está permitido opinar». También esquivó hablar de la corrupción, ni siquiera en términos morales. Pero sí aludió al aborto y recordó que «un católico tiene que saber que la vida debe ser respetada. Todo el mundo conoce el pensamiento cristiano y la defensa de la vida». Sobre la postura equívoca del actual Gobierno en el tema del aborto, el obispo de León explicó que «eso se tiene que ventilar en la conciencia de cada uno».

Los tertulianos recordaron que el papa Francisco sí se moja. «El papa es un huracán, es un hombre práctico, como buen jesuita. Es el hombre que la Iglesia necesitaba en este momento. Es un tesoro y un revulsivo. El papa sí se moja desde nuestra visión, no desde la suya», añadió.

«Hablar de Grial es más de leyenda que de investigadores»
Comentarios