domingo. 25.09.2022

Hallan un santuario del Neolítico reutilizado para cristianizar

Los trabajos arqueológicos en el yacimiento de Linares descubren necrópolis apoyadas sobre restos de la Edad de Bronce

Los trabajos arqueológicos en el yacimiento de Linares, en el municipio asturiano de Belmonte de Miranda, están aportando nuevos datos sobre la reutilización de estructuras prehistóricas por el cristianismo.

Según ha informado la Universidad de Oviedo, se trata de un yacimiento considerado único en el noroeste peninsular por la diacronía de su uso, que va desde el la Edad de Bronce Antiguo (entre 3.000 y 2.000 a.C.) hasta la actualidad.

El grupo de investigación arqueológica dirigido por la catedrática Margarita Fernández Mier está finalizando los trabajos en ese yacimiento, que están permitiendo documentar los momentos previos a la aparición de los castros, un final de la Edad de Bronce que empieza a arrojar luz sobre los lugares de hábitat relacionados con los monumentos megalíticos, únicas estructuras conocidas hasta el momento sobre esa época.

Centralidad
Este lugar se convirtió en un área central para los habitantes de la zona, una centralidad que hoy continúa

Según señala la investigadora, a la trascendencia que tiene el hallazgo de los restos de la Edad de Bronce en Linares, se une la reocupación del área en períodos posteriores, lo que corrobora que se convirtió en un lugar central para los habitantes de la zona, una centralidad que continúa hasta la actualidad.

La presencia de cerámica de época romana y tardoantigua indican la existencia de ocupación durante estos períodos en las inmediaciones.

Más tarde, a partir del siglo X, se localiza una necrópolis cuyas tumbas se apoyan directamente sobre los restos de la Edad del Bronce y, tras el abandono de la necrópolis altomedieval, existe una ocupación plena medieval a la que se asocian abundantes restos de cerámica y cenizales que el equipo de investigación relaciona con espacios domésticos medievales.

La abundante cultura medieval de época moderna, especialmente atribuible al siglo XVII, indica la existencia de actividades de reunión periódica, posiblemente la misma fiesta que aún se celebra en la actualidad y que propició la construcción de la actual ermita dedicada a Santa María de Linares.

Según la experta, esta ermita es un buen ejemplo de la reutilización y reinterpretación de estructuras prehistóricas por el cristianismo, convirtiéndose en lugares de relevancia para el imaginario de las comunidades.

Hallan un santuario del Neolítico reutilizado para cristianizar
Comentarios