miércoles 18.09.2019
vicente muñoz | escritor y editor de ‘vinalia trippers’

«Hay muchos autores fuera del circuito comercial que merece la pena reivindicar»

«Hay muchos autores fuera del circuito comercial que merece la pena reivindicar»

—¿Cuáles son las principales dificultades a las que se enfrenta, hoy, el editor de una publicación independiente?

—La financiación, si no se quiere depender de ayudas de organismos públicos ni publicidad privada, y sobre todo y muy especialmente las vías de distribución, con el enorme coste económico que implican.

—¿Cómo han cambiado en las últimas décadas los modos de afrontar esta labor editorial?

—Con la ayuda y difusión de Internet, como ha sucedido en todos los campos, las cosas han mejorado mucho, hay incluso editoriales que sólo editan en formato digital, y desde la red manejan todo el proceso si necesidad de intermediarios, libreros ni distribuidores. Publicaciones, sin duda alguna hay más, pero se echan de menos, por ejemplo, las revistas en papel, cada vez más escasas.

—En calidad de editor, ¿qué es lo que más echa de menos? Un número mayor de lectores, más encuentros especializados, más puntos de venta...

—La verdad es que todo eso. Más lectores por supuesto, porque cada vez se lee menos, suena a tópico ya, pero es una realidad, leen los escritores, sobre todo, pero lectores de a pie hay cada vez menos, las estadísticas lo demuestran, y la gran mayoría de los que hay leen lo que la prensa oficial aconseja, o peor aún y más lamentable, la prensa del corazón... Y los encuentros entre editores y lectores, por supuesto, siempre ayudan a la difusión y promoción de cualquier proyecto.

—¿Cuál es el secreto de ‘Vinalia’ para seguir viva después de todo este tiempo?

—Por un lado, que nunca nos hemos planteado hacer de nuestra editorial un negocio, jamás hemos pedido subvenciones ni ayudas de ningún tipo ni publicidad, lo que nos ha dado plena libertad de acción a la hora de editar cuando y lo que queríamos, sin presiones ni periodicidad fija. Y por el otro, sin duda, la ilusión que le hemos puesto y que hemos transmitido a nuestra Tripulación: hacemos esto por amor al arte nomás, porque nos apasiona, porque nos gusta el espíritu de colectividad y equipo y porque creemos que hay muchos autores fuera de los círculos comerciales que merece la pena reivindicar. Ambos factores son la clave.

«Hay muchos autores fuera del circuito comercial que merece la pena reivindicar»