martes 02.06.2020
Novela

Los heroicos años 80 vistos por una niña

‘Ausencia, el cáncer y yo’ editado por Next Door Publishe es el relato de una pequeña enferma cuya vida transcurre en un ir y venir entre Ponferrada y Madrid en una efervescente década
Carmen Rodríguez, coautora junto a Sergio Castro de ‘Ausencia, el cáncer y yo’, libro que verá la luz el próximo 27 de mayo. DL
Carmen Rodríguez, coautora junto a Sergio Castro de ‘Ausencia, el cáncer y yo’, libro que verá la luz el próximo 27 de mayo. DL

Ahora que ya ni siquiera los años 80 son nuestros, mirar a aquella década mitad entusiasta, mitad desastrosa pero siempre entera con la ilusión como horizonte, resulta tan reconfortante como aterrador, en el sentido de que aunque parezca el tiempo de aquí al lado han pasado cuatro décadas. En todo este rico contexto llega ahora una novela que mezcla la Ponferrada y el Madrid de aquella época. Ausencia, el cáncer y yo, editado por Next Door Publishe, es el relato de una niña enferma cuya vida se convierte en una ruta entre Ponferrada y Madrid en una efervescente década. Y más que una novela de sentimientos encontrados, lo que pasa aquí es que estos mismos se encuentran ahora, destapados por la necesidad emocional cuatro décadas después.

«Han pasado muchos años hasta que he podido darle voz a aquella niña que lleva tiempo atosigándome para que cuente sus vivencias en el Ramón y Cajal de Madrid», dice Carmen Rodríguez, quien firma junto a Sergio Castro este libro que verá la luz el próximo 27 de mayo.

«El beneficio integro del libro, es decir, el de Carmen y el mío, irá destinado en su totalidad a la lucha frente al cáncer infantil, en apoyo a las niñas, niños y sus familias. No se nos ha ocurrido mejor modo de homenajear a Ausencia», asegura Castro.

Experiencias de inicio
«Han pasado años hasta que he podido darle voz a aquella niña», asegura Carmen Rodríguez

Ausencia, el cáncer y yo es la historia de una niña con cáncer y de su madre cuyas vidas se ven interrumpidas a mediados de los 80 y pasan de vivir en un barrio de Ponferrada, a un barrio, embutido entre dos macrohospitales, de la periferia de Madrid. Un lugar dónde, a pesar del estéril paisaje florecen seres humanos de lo más extraordinarios.

La insólita mirada de la protagonista irá conduciendo a través de sus vidas y con un tono travieso y sensible contará como el cáncer les afectó a ella y a su familia.

Más claves sobre el libro aportan los autores cuando dicen que «no se asusten al leer la palabra cáncer en la portada, porque el cáncer es únicamente el trasfondo que le sirve a los autores para hablar de amistad, de la solidaridad, de la infancia y de los lazos que se establecen entre madres e hijas» explican.

«La luminosidad y optimismo de la protagonista solo se apagará en los instantes de pérdida y cuando se enfrenta a los charlatanes, estafadores y demás fauna que le prometen una curación milagrosa», añaden.

En definitiva, se trata de hablar de la vida de esta madre y su hija, que transcurre así entre un efervescente Bierzo y un Madrid diferente, «donde las grandes cadenas comerciales todavía no habían colonizado el centro de nuestras ciudades», aclaran también como matiz necesario para entender aquel contexto.

Y como aporte general, Sergio Castro cuenta en el prólogo, además de aportar una hábil aproximación a la salud por las matemáticas, la espera de disfrute de esta historia que sumerge «en el Madrid de los años 80 y dejaos llevar por la experiencia vital de esta niña que, en ocasiones, actúa cómo lazarillo de su madre guiándola a través del conmovedor y transformador viaje que inician y finalizan juntas», asegura.

Más lugares que propone el libro es el elogio añadido a la imprescindible educación que se presta en los hospitales: «Para la protagonista de esta historia las aulas hospitalarias supusieron no solo un elemento normalizador en su vida diaria, sino que la posibilidad de incorporarse al colegio en igualdad de condiciones respecto a sus nuevos compañeros», afirma Castro.

Así, una superación crucial se convierte en testimonio personal en el que se conjuga una mirada infantil obligada a madurar y a vivir para contarla.

Los heroicos años 80 vistos por una niña